Cultura

ESPECIAL: Argentina busca acercarse a China a través del arte porteño del fileteado

BUENOS AIRES, 16 feb (Xinhua) —Desde un taller del barrio turístico de San Telmo, en la ciudad de Buenos Aires, artistas del fileteado porteño trabajan para amalgamar esta expresión autóctona de la capital argentina con elementos de la cultura china, tejiendo un camino de relaciones artísticas cada vez más estrecho entre ambos pueblos.

El fileteado porteño es una técnica pictórica y arte decorativa que data de finales del siglo XIX, también asociada al tango. Se incorporó en 2015 a la lista de Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad de la UNESCO.

A pesar de que su origen se remonta a una época de masiva inmigración europea en Argentina, el fileteado viene un siglo más tarde a plantear un acercamiento estrecho con China, al incorporar a través del pincel parte de las ideas, motivos, trazos, colores y hasta la simbología propios del arte oriental.

Caracteres chinos, dragones y figuras del yin y el yang, entro otros, son parte de los elementos que incorporan los fileteadores argentinos en sus nuevas piezas, a menudo expuestas en forma de carteles o en intervenciones de objetos cotidianos como tazas, cuadernos artesanales, zapatos y hasta una máquina de coser.

En este sentido, la prosecretaria de la Asociación de Fileteadores Porteños en Argentina, Silvia Dotta, explicó a Xinhua que «el filete nace en la decoración de los carros que en esa época (siglo XIX y XX) se utilizaban para distribuir la mercadería, representa al trabajador, al inmigrante trabajador que viene y encuentra un porvenir en Argentina».

«Decimos que la esencia del filete tiene que ver con celebrar la prosperidad en el trabajo», agregó Dotta, quien además es reconocida como una de las más destacadas fileteadoras de la Asociación.

De acuerdo con Dotta, además del valor de la prosperidad y la cultura del trabajo celebrada por igual en ambas culturas, otras imágenes o símbolos, como el dragón, forman parte de las cosas que tienen en común las expresiones porteñas y el arte chino.

En mayo de 2018, los fileteadores porteños llevaron sus piezas a la I Exposición Integral de Fileteado Porteño en China, que se efectuó primero en Beijing, y tras el evidente éxito se trasladó a la ciudad oriental de Shanghai.

Esa exposición, calificada por Dotta de la primera de muchas por venir, contó con el apoyo del Instituto Cervantes de Beijing y la empresa Gestión de Proyectos Culturales (GPC) radicada en la capital china, así como en Buenos Aires y Madrid (España), además del acompañamiento de los promotores argentinos Nadia Hutnik, Pablo Feldmann y Guillermo Dorfman.

«Fue una experiencia muy importante porque inauguramos (la exposición) con 65 obras en Beijing, y después la muestra tuvo mucho éxito y se trasladó a Shanghai donde tuvo una enorme repercusión del público; llevaron estudiantes, niños que quedaron encantados», dijo.

Asimismo, la fileteadora argentina sostuvo que «nuestra idea es poder estimular este diálogo entre culturas y soñamos con la posibilidad de que viaje algún fileteador (argentino) a filetear algún vehículo chino, o recibir algún vehículo chino y hacer un intercambio de nuestros saberes en todo lo que es el arte popular y la expresión popular».

Fundada en 2012, la Asociación busca preservar el fileteado como una tradición antigua que forma parte de la «esencia del porteño».

El asombro o gusto manifestado por los turistas o cualquier persona extranjera tras su primer contacto con el fileteado porteño es, a juicio de Silvia Dotta, lo que les ha permitido ratificar la valía de esta expresión artística.

«Los extranjeros siempre son los que nos hacen entender que es valioso lo que tenemos, así como en el tango, tal vez a nosotros nos cuesta más valorar nuestra propia cultura pero los extranjeros lo hacen famoso en el mundo porque lo valoran y lo aprecian, lo mismo pasa con el fileteado porteño», aseveró.

En este sentido, Guillermo Dorfman, integrante de la empresa Gestión de Proyectos Culturales que desde 2011 trabaja para acercar las expresiones artísticas de China y Argentina, dijo a Xinhua que al llevar a cabo esta primera exposición los chinos pudieron ir más allá de la valoración estética del fileteado.

«El público chino se conectó con imágenes muy porteñas, quizá para ellos desconocidos, como la imagen de Carlos Gardel (icono del tango argentino), (…) lo que nos dio más fuerza para decir que hay que ir más a fondo y hay que juntar más lazos que es el objetivo de nuestra empresa tanto en Madrid, en Beijing, o en Buenos Aires», sostuvo.

En marzo próximo, el Instituto Cervantes de Beijing dedicará todo ese mes a la República Argentina, con actividades inherentes a la cultura de ambas poblaciones.

En este sentido, los promotores buscan ayudar a materializar iniciativas orientadas al acercamiento cultural bilateral, para lo cual reciben propuestas a través de los correos electrónicos.

De esta forma, el fileteado porteño, así como el tango, la literatura y un sinfín de expresiones argentinas, se convierte en otro de los puentes que acercan a China y Argentina, pese a la larga distancia geográfica que separa a ambos países.

Fuente:XINHUA

Comenta aquí