IgualdadSociedad

Tucumán: acusan a funcionarios de haber obstaculizado el aborto a una niña violada

La mamá de la víctima, que tiene 11 años, aseguró que el titular del Sistema Provincial de Salud quiso convencerla de tener al niño para dárselo en adopción.

La madre de una niña de 11 años que quedó embaraza tras ser violada por la pareja de su abuela materna, y que fue sometida a una cesárea por orden judicial, acusó a autoridades del ministerio de Salud de Tucumán de haber obstaculizado la interrupción legal del embarazo (ILE) solicitada en varias ocasiones por ella y su hija.

“No recuerdo bien cuándo se pidió formalmente la ILE, si fue una o dos semanas después de que mi hija quedó internada en el Hospital del Este”, contó la madre de la víctima en una entrevista con el diario La Gaceta.

La mujer sostuvo que “tenía miedo de perder a mi hija porque el doctor Gustavo Vigliocco (titular del Sistema Provincial de Salud – Siprosa), me había dicho que se podía morir si intervenían el embarazo”.

“Me dijo (Vigliocco) que la matriz de mi hija era gruesa, que estaba llena de coágulos, que al cortarla se podía desangrar y que yo iba a llevar una carga de conciencia” detalló.

La mujer contó que el titular del Siprosa le pedía que espere siete meses porque entonces “la criatura ya iba a tener madurados los pulmones, iba a nacer bien y mi hija no iba a correr peligro; yo le decía que no, porque ella (la nena) no quería tenerlo”.

La madre de la niña abusada indicó que Vigliocco propuso adoptar y criar al bebé. «Me dijo ‘si no querés darlo en adopción, te prometo que me hago cargo del bebé, lo voy a criar como mi propio hijo’. Me prometió que íbamos a tener todas las comodidades y me regaló una Tablet”, agregó.

La mujer acusó también a las autoridades del hospital de demorar la ILE a su hija: “pasaron como dos semanas que solicitamos la operación y nada, todo el tiempo me ponían excusas”.

Finalmente, la mujer se puso en contacto con la abogada Florencia Vagino, de la organización Andhes, quien acompañó a la familia en el proceso legal.

La niña fue sometida a una micro cesárea el 27 de febrero por un fallo judicial que determinó la práctica, y el viernes 8 de marzo murió la beba nacida luego de 23 semanas de gestación y con 660 gramos de peso.

Días después, la niña recibió el alta médica del hospital donde permaneció internada desde que se denunció el caso.

La cesárea fue practicada por el doctor José Gigena y la doctora Cecilia Ousset, especialistas que no pertenecen al cuerpo médico del hospital donde la niña estaba internada, ya que estos se declararon objetores de conciencia y se negaron a realizar esa práctica.

La madre de la menor de edad denunció el 5 de febrero en la Unidad Regional Este de Tucumán que su hija había sido abusada sexualmente por la pareja de su abuela materna.

La mujer llevó a la niña a un Centros de Atención Primaria de Salud (Caps) de la zona, donde le confirmaron el embarazo de 16 semanas, tras lo cual fue trasladada al hospital del Este.

Fuente:DiariodelaRepublica

Comenta aquí