Cultura

La (contra) arquitectura dadaísta

Soy el presidente de la república cósmica, que habla todo el talento en el discurso del universo

El Das grosse Plasto-Dío-Dada-Drama (1920) de Johannes Baader, místico y ocultista, que sentó las bases de la arquitectura dadaísta y visionaria, fue presentado en la primera exposición Dadá realizada en Berlín. Conformaba un collage piramidal construido con residuos descartables de las grandes metrópolis, como cartones, periódicos, diarios y artefactos en desuso. Una reacción frente a la Arquitectura Moderna del hierro y acero que se estaba imponiendo como dogma universal durante la década del 20. Alemania, el mundo occidental y el hombre moderno en pleno proceso de descomposición y a las puertas de nuevas hecatombes. En versión literaria, entabla una relación especular con la Berlín de Döblin, efímera y condenada a la destrucción, en Berlín Alexanderplatz, donde en un gesto expresionista también los edificios parecen derrumbarse sobre las cabezas de los protagonistas.

Baader además escribió el tratado Ocho tesis del mundo, se nombró Presidente del Espacio, decretó su resurrección y envió cartas al Kaiser y a Jesucristo.

Un dadaísta fiel a sus principios.

Fuente:Contratiempo

Comenta aquí