Mundo

Crisis en Italia: el primer ministro Giuseppe Conte presentó su renuncia

ROMA.- En un discurso de 50 minutos en el que acusó de «irresponsable» a Matteo Salvini y le pasó factura, denunciando su falta de «cultura de las instituciones» y autoritarismo, el primer ministro italiano, Giuseppe Conte, oficializó hoy la caída del gobierno de coalición entre la xenófoba Liga y el populista Movimiento Cinco Estrellas (M5E), que duró apenas 446 días.

«El gobierno aquí se detiene», dijo Conte, que se presentó ante el Senado después de que la Liga presentara una moción de censura en su contra. En un discurso «de la verdad» de 50 minutos, Conte sacó afuera toda la bronca acumulada en 18 meses de gobierno con Salvini, que desde su cargo de ministro del Interior, con su política de cierrte de puertos, se convirtió en el hombre fuerte. Y que, en los últimos meses, después de arrasar en las elecciones para renovar el Parlamento europeo del 26 de mayo pasado, actuó como un primer ministro de «facto».

Sin eufemismos, Conte denunció a Salvini por la «irresponsable decisión» de haber desencadenado en pleno agosto una crisis política en un momento delicado para Italia a nivel económico y político y de hacerlo siguiendo «intereses personales y de partido».

«Cuando una fuerza política piensa en su interés, traiciona la vocación más noble de la política, el bien común y daña el interés nacional», clamó.

Salvini gesticula mientras Conte habla en el Senado
Salvini gesticula mientras Conte habla en el Senado Fuente: AP
Conte, un desconocido profesor de Derecho, había sido elegido por Salvini y su exsocio Luigi Di Maio, líder del M5S, como premier porque ninguno de los dos quería que el otro asumiera esa posición de poder. El ahora expremier recordó hoy que había aceptado ser primer ministro para actuar como «abogado del pueblo».

Agradeció a quienes lo apoyaron en estos 18 meses turbulentos y adelantó que al final del debate parlamentario iría a presentar su renuncia ante el presidente de Italia, Sergio Mattarella. Será él quien ahora deberá abrir una serie de consultas con las diversas fuerzas políticas para ver si existe la posibilidad de la formación de un gobierno alternativo (institucional, o de responsabilidad nacional), o si debe disolver las cámaras del Parlamento y llamar a elecciones anticipadas, quizás, en octubre.

En una sesión interrumpida por aplausos y abucheos, Salvini, sentado a la derecha de Conte, en este momento de rendición de cuentas, se la pasó haciendo muecas y caras de disgusto. Cuando le tocó replicar, al margen de querer hacerlo desde su banca de senador y no de ministro del Interior, «el capitá» volvió a insistir con su llamado a elecciones anticipadas.

Salvini volvió a reclamar adelantar las elecciones
Salvini volvió a reclamar adelantar las elecciones Fuente: AFP

«Volvería a hacer todo lo que hice. Soy una persona libre y no le tengo miedo al juicio de los italianos. Son ellos los que deben decidir», clamó. «El destino de este Parlamento está en manos de los italianos, no de treinta senadores que no quieren dejar su sillón», agregó, aludiendo a las maniobras en curso para que se forme un gobierno de coalición entre el Partido Democrático (PD), de centroizquierda, y el M5E.

«La vía maestra es la de las elecciones, sólo el pueblo italiano puede juzgar quién trabajó bien y quién trabajó mal», dijo, en un discurso en el que se mostró, como siempre, desafiante con la Unión Europea (UE). «No quiero cadenas, somos un país libre, no quiero depender más de la UE», aseguró.

Fuente: LN

Comenta aquí