Cultura

“SUEÑO BLANCO” OBRA TEATRAL DE OUR VOICE, QUE ATACA A LOS GOBERNANTES NAZIS SEGUIDORES DE PINOCHET

Periodista Giorgio Bongiovanni “Hay que sacar con el voto, a los gobernantes seguidores de Pinochet”

Por Jean Georges Almendras desde Chile-31 de agosto de 2019

Tenemos que comenzar este escrito afirmando que la obra teatral que subió Our Voice al escenario del auditorio del Museo de la Memoria de Santiago, la capital de Chile, superó todas las expectativas. Tenemos que comenzar este escrito afirmando que la representación de la obra, en este caso en el día del Detenido Desaparecido, y en este país, fue histórica. Es decir, un fenómeno histórico, para los jóvenes del Movimiento. Y también histórico para la sociedad chilena, pero particularmente para quienes en el país hermano están en lucha constante y valerosa, por defender la democracia (o mejor dicho por lograr que ella sea verdaderamente una democracia plena), y por defender los derechos de los hombres libres. Por defenderlos de un poder tiránico, corrompido y aferrado aún al despotismo de los tiempos de dictadura. Por defenderlos de algunas retorcidas y desviadas mentes del poder de turno que se sienten con el derecho: a matar, a perseguir, a dañar vidas y a quebrar la paz, impunemente. Y lo que es peor, que se sienten que tienen derecho a atentar contra la libertad.

Tenemos que comenzar este escrito destacando, subrayando y ensalzando, sin titubeo alguno, la repercusión que tuvo el espectáculo teatral, que fue un símbolo inconfundible de las luchas sociales que hoy están instaladas en las calles de Santiago, y en las diferentes regiones del territorio trasandino.

También tenemos que comenzar este escrito compartiéndoles las expresiones del director de Antimafiaduemila, periodista Giorgio Bongiovanni, porque resumen la esencia y el sentido, y los alcances históricos de la presentación de “Sueño blanco” en Chile.

“Ha sido emocionante. Creo que el espectáculo ha sido el más emocionante de la compañía Our Voice en este año, junto a la presentación en la ciudad de Palermo, en Sicilia, Italia, y especialmente a la presentación en la localidad de Castelvetrano donde Our Voice fue a denunciar al prófugo más conocido del mundo (refiriéndose al capo de Cosa Nostra Mateo Messina Denaro, que es buscado intensamente por la justicia italiana). Pero acá en Chile lo que ha hecho Our Voice, me ha resultado verdaderamente más emocionante. El discurso del Presidente Salvador Allende (que se exhibe en la obra teatral) que eligió Sonia Tabita y sus colaboradores fue impactante, chocante. En pocas palabras, uno de los discursos finales del presidente Allende que lo condenaron a muerte, nos demuestra la calidad que tenía esta personalidad de la historia chilena. La ovación fue de pie. El público estuvo atento y lleno de activistas que subieron al escenario y nos conmovieron a todos recordando sufrimientos y luchas. Entonces ¿qué pienso de este espectáculo? Pienso que el nazi de Pinochet, criminal y asesino, tiene todavía seguidores en el poder chileno, en el gobierno chileno. Hay que sacarlos, con la democracia, sin violencia, con cultura, pero con la determinación, hasta feroz del pueblo, que tiene que rebelarse, con el voto, con la protesta, y con la no violencia. Pero sí con la fuerza determinante”

“Sueño blanco” es una obra teatral escrita por los jóvenes de Our Voice, que ha sido llevada a diferentes escenarios de Sudamérica en los últimos diez meses. Es una obra que tuvo que ser adaptada a la realidad chilena. Y la adaptación fue muy acertada. Y fue extremadamente detallista. Como muy acertada fue la faceta actoral de los jóvenes, como así también fue la puesta en escena, que jugó con materiales audiovisuales, que fueron especialmente removedores para el público. Como removedores fueron los parlamentos de muchos de los personajes que giraron en torno a la historia de los protagonistas: un militar golpista (Diego Grachot) confrontado por su joven hija (Sonia Tabita Bongiovanni). Una confrontación generacional e ideológica, magistralmente desarrollada en 45 minutos, apelando a recursos dramáticos, apelando al humor, apelando a la música, apelando a la poesía, y apelando a la sátira. Textos y parlamentos con mensajes claros. Con mensajes de lucha. De revolución cultural. De revolución interior, para patear el tablero, y cambiar el mundo, pero profundizando en las causas de los males que nos están rodeando, atenazando.

Jóvenes uruguayos y argentinos, secundando a la fundadora del Movimiento, desarrollaron un espectáculo teatral único, inédito y sobre todo, dinámico. Un espectáculo que no da lugar a confusiones, sino por el contrario, da lugar a identificaciones. Da lugar a la reflexión profunda, en esta oportunidad, sobre la realidad chilena. Sobre la región. Y sobre el mundo.

Un texto leído por el personaje que encarnó Sonia Tabita Bongiovanni (que además es de su autoría) fue particularmente incisivo; fue particularmente militante; y revolucionario, en esencia. Un texto que visibilizó una de las tantas realidades que violentaron la democracia chilena, tal como sigue ocurriendo en estos días.

“En la Tierra de la Paz y la frescura de los andes. Un día. Tocando en su puerta con violencia e imposición llegó el horror, la oscuridad. Apagando todos sus colores. A sus madres, fueron sacados sus hijos de sus brazos; a sus artistas, fueron sacados sus pinceles; a sus jóvenes sus sueños. El silencio, la tranquilidad de las ciudades se rompía con el rumor de los disparos y el olor a muerte. Pero había una fuerza mayor que a pesar del miedo por naturaleza decidió levantarse..y romper el silencio del pueblo, con un grito que pedía tan solo justicia. Una mujer. Una madre, hermana, hija, estudiante, trabajadora, caminaba en la plaza dando vida de vuelta a esos colores, a esa esperanza. Fueron golpeadas, encarceladas, eran las locas, las inútiles, las débiles, las brujas. Unas locas que no tenían nada más que perder. Unas locas que se enfrentaron. A un poder más alto, desconocido al mundo. Unas locas que frenaron el odio, con sacrificio y disposición a dar sus propias vidas simplemente par encontrar a sus hijos. El dinosaurio se acercaba a la bruja. “Señora no puede caminar por acá. Circule.» «¿Qué quiere ?» Grita. «NO PUEDE sacarme el derecho de vivir.» Mujer que lucha. Mujer que ama. Mujer que respira y da vida a todo lo que toca. ¿Es solo un cuento esto papá?”

Un video, que permitió a la platea ver a Salvador Allende en una de sus últimas intervenciones, antes del cruento golpe de Estado militar, fue particularmente emblemático de la lucha de aquellos días y de la lucha de estos días.

Con sincronización admirable y con la potencia y la fuerza de un elenco joven, con cimientos cargados de valores y de sed de justicia (y sed de cambios, no solo en Chile, sino también en el mundo) fue transcurriendo la obra hasta su punto de cierre. Hasta su punto de cierre que en realidad se transformó en uno de sus tramos más descollantes, porque dirigentes de organizaciones y fundaciones que forman parte de las luchas sociales chilenas, subieron al escenario para sumarse a la emoción y al reconocimiento que se hizo a Our Voice, tras la presentación de la obra.

Mikal Neculqueo, líder mapuche chilena (a quien conocimos en la visita que Our Voice hizo a la Fundación Epi Centro) fue categórica en sus palabras: “Todavía tenemos en Chile la misma Constitución que estaba en dictadura militar. Y esto ocurre en democracia. Muchas cosas ocurren en este país. Cosas que no deben ocurrir. El mensaje de ustedes como Movimiento Our Voice nos gusta mucho, porque conlleva un mensaje para todos los hombres”

Mikal Neculqueo saludó en lengua mapuche. Un saludo de elogio, de alegría y de vida. Con el grito ancestral, con el que las comunidades mapuches reconocen a todos aquellos que aman la tierra, que aman la libertad y que luchan por la justicia y por la vida.

Alvaro Larraín (un dirigente tenaz y de sólidas convicciones) de la Fundación Epi Centro, que tiene sobre sus espaldas agrupar a más de un centenar de colectivos que luchan en todo el territorio chileno, a brazo partido, contra el racismo, la xenofobia, la discriminación, la persecución a los pueblos originarios, en su muy sentido pasaje por el escenario, dijo (con el rostro visiblemente marcado por la emoción y las lágrimas) : “Estoy muy emocionado. La obra me llegó mucho”. Su exposición breve apuntó a reconocer la lucha de los jóvenes de Our Voice y el valor histórico de su existencia como grupo, partiendo desde un profundo análisis de la realidad chilena post dictadura y recordando además sus sufrimientos personales de los días siguientes al 11 de setiembre de 1973.

“El dictador no fue castigado, no fue desterrado, acá en Chile. Fue premiado: se le dio además la posibilidad de ser senador vitalicio. Y se le dio dado impunidad. Solo en Chile ocurren estas cosas. Solo en Chile seguimos regidos por una Constitución de los tiempos de dictadura. Solo en Chile tenemos un presidente como Piñera que en todo el mundo se sabe que es un delincuente. Solo en Chile tenemos un Ministro de Justicia que fue artífice de uno de los centros de tortura en la dictadura militar. Solo en Chile decimos que hay democracia, cuando en realidad hay dictadura. Solo en Chile, se sigue matando, asesinando a personas y dirigentes de sectores vulnerables o minorías étnicas. Solo en Chile, acá en la entrada de este auditorio donde nos encontramos, hace dos semanas, los carabineros reprimieron violentamente a unas 10.000 personas, estando niños y mujeres entre ellos, porque estaban en un acto recordando a Macarena Valdés, una activista mapuche que fue asesinada hace pocos años, como han asesinado a otros mapuches, como ser Alejandro Castro y Camilo Catrillán. Solo en Chile, teníamos un candidato a presidente que era un delincuente y lo votamos. Solo en Chile tenemos un Ministro del Interior con las manos manchadas de sangre. Desde nuestra Fundación Epi Centro venimos trabajando para combatir estas realidades y para denunciarlas. Estamos amenazados. Pero tengo fe en las nuevas generaciones. En este país nos han robado la dignidad. Y esa dignidad la vamos a recuperar con ustedes. Y la lucha que estamos haciendo la continuaran las nuevas generaciones, como estos jóvenes de Our Voice. Tengo mucha fe en los jóvenes”

Paulina Arévalo, periodista que integra la Plataforma de lucha contra el TPP en Chile, hizo su intervención con similar emoción, reconociendo muy sensibilizada el trabajo teatral de Our Voice. Con fuerza y con espíritu militante.

“Tengo muchos sentimientos encontrados. Uno de ellos es que tengo un hijo de 19 años y pienso que la juventud tiene energía, también tiene amenazas, peligros. Pero si estos jóvenes se unen volveremos a los años sesenta. Quizás hoy día tienen el camino más difícil, porque predominan las amnesias en la sociedad. En este día precisamente, día de los Detenidos Desaparecidos debemos sentir la voz de los que están silenciados. Y entre todos haremos un mundo distinto. El nombre del Movimiento “Nuestra Voz” (Our Voice) esta muy bueno. Está muy acorde a toda esta lucha, que todos hacemos y que ellos hacen. Tenemos que luchar para romper las barreras”.

Una vez más los jóvenes de Our Voice dieron otro paso más. Otro paso más para que su lucha se consolide y se expanda, como deben expandirse las ideas y las metas. Ideas y metas en favor de la vida. En favor de las comunidades humanas. En favor de las igualdades sociales. En favor de las oportunidades humanas: para trabajar, para vivir dignamente, para recibir atención médica, para poder estudiar, para poder ser libre. Pero libre de verdad.

*Fotos de portada- Our Voice

 

Fuente: Antimafiadosmil

Comenta aquí