IgualdadSociedad

Polémica por el permiso para mayores de 70 años en la ciudad de Buenos Aires: en qué consiste y por qué es cuestionado

Los adultos mayores deberpan obtener el permiso para circular excepcionalmente en esa jurisdicción. El defensor de la Tercera Edad advirtió que esa población «no es débil mental» ni «tiene una minusvalía» para que se lo tutele con medidas de ese tenor.

El defensor del Pueblo de la Tercera Edad, Eugenio Semino, calificó de «anacrónico» y «absurdo» el permiso que desde el lunes deberán gestionar los adultos mayores para poder circular excepcionalmente en la Ciudad de Buenos Aires y advirtió que esa población «no es débil mental» ni «tiene una minusvalía» para que se lo tutele con medidas de ese tenor.

En declaraciones formuladas esta mañana a Radio La Red, Semino rechazó la nueva disposición del Gobierno porteño para los mayores de 70 años, quienes deberán solicitar un permiso especial a través de la línea telefónica 147 para poder circular, excepto en el caso de que se trate de una salida para comprar medicamentos, cobrar haberes o vacunarse.

«Desde el punto de vista gerontológico es anacrónico, es tratar de tutelar casi en forma absurda al adulto mayor. Desde el punto de vista del derecho, es absurda», explicó el defensor de los mayores.

En ese sentido, Semino dijo considerar la medida como un error ya que «subestima el concepto de responsabilidad que tiene el adulto mayor» y recordó que «todas las violaciones que se han visto en la Ciudad por parte de adultos mayores fueron generadas «por los propios Estados».

Para ejemplificar, el especialista recordó el día que «800 mil adultos mayores fueron movilizados para cobrar» sus haberes jubilatorios o la campaña de vacunación que hace viajar a muchos «de un lado para el otro».

En cambio, Semino pidió a las autoridades porteñas controlar el estado de los más de 2.000 adultos mayores internados en geriátricos del sistema público de la Ciudad, porque esos espacios constituyen, indicó Semino, una «verdadera bomba de tiempo».

Fuente: LA VOZ

Comenta aquí