Economía

Canje de deuda: los 4 resultados posibles y la necesidad de acortar la diferencia entre 40 y 75

Surge de la presentación ante la SEC (Comisión de Valores de los Estados Unidos) de hoy, con el que el Gobierno extendió hasta el 22 el plazo para renegociar la deuda con los acreedores privados.

El momento de definición sobre la deuda argentina bajo legislación extranjera pasó para el lunes 25 de mayo: ese día patrio, en medio de un feriado y en el inicio, quizá, de la última etapa de la cuarentena, el Ministerio de Economía se comprometió a dar a conocer los resultados del canje que busca llevar a cabo, tras la baja adhesión conseguida hasta el momento.

Si bien estaba previsto que ayer fuera el día que se difundieran los resultados, el Gobierno decidió extender los plazos, negociar con los bonistas hasta el viernes 22 como fecha máxima, y de ahí sí determinar si la Argentina entra en default o si se llega a un acuerdo con una mayoría de los acreedores privados.

La elección del 22 no es caprichosa: ese día expira el período de gracia de los 30 días para afrontar el pago de intereses de tres Globales, una operación por unos u$s 500 millones.

Las negociaciones con los acreedores continúan, aseguraron ayer desde el entorno de Guzmán. Y, en ese sentido, todas las opciones están sobre la mesa con la principal premisa a cumplir: volver a la deuda a un terreno de sostenibilidad. Es por eso que modificar períodos de gracia, quita de intereses y capital, son diferentes opciones que se discuten por estos días.

«Entre la oferta argentina, que vale unos 40, y la que había hecho BlackRock, de uno 75, hay mucho en el medio», aseguró en diálogo con El Cronista uno de los representantes de los grandes fondos que tienen deuda argentina.

Admitió también que tras el efecto del coronavirus en los mercados y en la economía, los bonistas no pueden pretender cobrar hoy lo mismo que en febrero. «Hay un descuento por covid-19», dijo un poco en chiste.

Con la estructura legal que armó el Gobierno argentino, el default total es una de las opciones de cuatro hoy. De hecho, si consiguió entre un 10% y un 20%, ya no sería, quizá, una alternativa. Aunque eso dependerá de si el país decide «tomar» los títulos que se presentaron al canje o no.

Desde el banco de inversión Morgan Stanley señalan que las cuatro opciones de son un «éxito rotundo», «parcial», «muy limitado» o «fracaso».

En la primera opción, se alcanzan las cláusulas de acción colectivas (CAC) agregadas tanto en los bonos de los anteriores canjes (bonos K, como se los conoce, es decir, por encima del 85% en todos los títulos y 66,6% en cada nivel de serie ) como en los Globales (bonos M, es decir, un 66,6% en todos los títulos y 50% en cada nivel de serie).

La de un «éxito parcial» en el que si un bono Global, por ejemplo, solo obtiene un nivel de aceptación del 40%, la Argentina excluiría este título del recuento del «doble límite» (el general y el de la serie en cuestión). En este caso, sostienen desde Morgan Stanley, el Gobierno deberá decidir qué hacer: puede aceptar las ofertas del 40% y, con el resto, o pagar el 60% o entrar en default con ese porcentaje; o puede rechazar por completo el 100% de este título.

En el caso de un «éxito muy limitado», sería si más de un título consigue niveles de aceptación significativamente por debajo de los umbrales generales de las CAC. «Depende de la Argentina decidir aceptar cualquier oferta, incluso si cada bono alcanza una aceptación del 20%», razonaron en el Morgan.

En el caso de «fracaso» sería, claramente, si los porcentajes son demasiados bajos, que hacen que no sea posible avanzar con ningún canje. Es decir, el default.

Fuente: CRONISTA

Comenta aquí