Política

Polémica reforma: las Fuerzas Armadas ya no podrán controlar fronteras ni combatir al terrorismo

El gobierno nacional derogó la reforma realizada por el gobierno anterior que permitía la incorporación de las Fuerzas Armadas a tareas de seguridad interior, principalmente en las fronteras con el objetivo de controlar el narcotráfico y el terrorismo.

Una nueva polémica se registró este lunes luego de que el gobierno nacional decidiera derogar la reforma de las Fuerzas Armadas realizada por el gobierno anterior que permitía la incorporación de éstas a tareas de seguridad interior, con apoyo logístico, principalmente en las fronteras con el objetivo de controlar el narcotráfico y el terrorismo.

El gobierno decidió dar marcha atrás y volver a las reglamentaciones que regían durante las presidencias de Néstor y Cristina Kirchner, que limitan la actuación del Ejército ante las agresiones extranjeras.

El decreto 571, que lleva las firmas del presidente Alberto Fernández; el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero; y del ministro de Defensa, Agustín Rossi, dispuso el regreso al DNU 727/06 que sostiene que las «agresiones de origen externo» están enmarcadas en «el uso de la fuerza armada por un Estado contra la soberanía, la integridad territorial o la independencia política de nuestro país, o en cualquier otra forma que sea incompatible con la Carta de las Naciones Unidas».

La decisión generó polémica porque llega en el momento en el que los militares hacen tareas de apoyo, en materia de seguridad en algunos retenes y para repartir alimentos, entre otras cuestiones, en medio de la pandemia por el coronavirus. Rossi incluso había reconocido el accionar de las fuerzas y celebró el apoyo que recibieron por su accionar.

«Emociona escuchar los aplausos que recibió personal militar del Ejército Argentino en el barrio San Jorge, de Tigre. Estos gestos se multiplican en todo el país en reconocimiento al enorme trabajo que están realizando las Fuerzas Armadas en tiempos de pandemia«, escribió el ministro en su cuenta de Twitter.

Según indica La Nación, la disposición también establece un plazo de seis meses para que el Ministerio de Defensa elabore una «propuesta de una nueva directiva de política de Defensa Nacional».

Los decretos 683/2018 y 703/2018, que firmaron Mauricio Macri, Marcos Peña y Oscar Aguad, ex ministro de Defensa, eran parte del plan de reestructuración militar que dispuso el gobierno anterior para las Fuerzas Armadas.

En el primero se establecía que las Fuerzas Armadas, «instrumento militar de la defensa nacional, serán empleadas en forma disuasiva o efectiva ante agresiones de origen externo contra la soberanía, la integridad territorial o la independencia política de la República Argentina; la vida y la libertad de sus habitantes, o ante cualquier otra forma de agresión externa que sea incompatible con la Carta de las Naciones Unidas».

En el segundo, Macri establecía la «Directiva de Política de Defensa Nacional» (DPDN) que avanzaba con la modificación del despliegue de unidades y el envío de militares a la frontera norte para combatir el narcotráfico

Fuente: MDZOL

Comenta aquí