EconomíaMundo

Reservas. Perforaron los US$41.000 millones tras otra fuerte baja

La crisis de las reservas marcó un nuevo hito hoy al tener que anotar el Banco Central (BCRA) una pérdida de US$196 millones en su tenencia bruta contable, que perforó los US$ 41.000 millones y se confirma en el nivel más bajo desde fines de enero de 2017, es decir, en casi 45 meses.

El dato surge en medio de acusaciones cruzadas entre funcionarios de la administración Macri y la que encabeza Alberto Fernández, un pase de facturas mutuo que llega en momentos en que la entidad ahora a cargo de Miguel Pesce debió reforzar numerosas veces el cepo cambiario y hasta pedirles a algunas empresas que replanteen sus pagos de deuda externa para administrar una escasez de reservas propias que se repite.

Las reservas brutas contables del BCRA habían cerrado el viernes en US$41.034 millones, registrando una baja de US$58 millones tras la última rueda de la semana. Según el dato preliminar reportado hoy, cayeron hasta los 40.838 millones. Para dar con una cifra menor hay que remontarse al 24 de enero de 2017.

De este modo, esa tenencia, que incluye numerosos créditos y, por eso mismo, no es de libre disponibilidad, ya retrocede US$543 millones en lo que va del mes y US$3943 millones en lo que va del año.

La erosión constante es consecuencia de los dólares que el BCRA sacrificó para mantener bajo control el tipo de cambio oficial mayorista (o dólar comercial), que cerró hoy en $77,43, con un alza del 0,4% respecto del viernes, del 1,6% en lo que va del mes y del 29,3% en lo que va de 2020. Hay que recordar que en ese tipo de intervenciones la entidad lleva gastados unos US$4000 millones solo desde julio en adelante.

Vale recordar que desde mediados de septiembre, cuando el BCRA podó el cupo de compra permitido a las personas y dejó al «dólar ahorro» sin operar por varios días, de los bancos se fueron US$1775 millones, cifra representativa del 10,1% del stock que tenían las entidades (cayó de US$17.414 millones a US$15.639 millones, según datos al pasado viernes).

Pero en el retroceso de hoy influyeron además los ajustes que registraron en la jornada el yuan y el oro (-1,85%), explicaron a LA NACION en el BCRA.

Para tratar de escapar de la crisis de las reservas, el Gobierno dispuso una rebaja temporal de las retenciones que se aplican a las exportaciones de granos de soja (de 3 puntos) y a las de aceites de esa oleaginosa (de 6 puntos). La medida tuvo un efecto acotado: mejoró la oferta de divisas, según los registros de exportaciones, pero no del nivel que el mercado necesitaría para que el BCRA quede en condiciones de comprar dólares y detener la sangría de reservas.

La crisis que enfrenta el país y los riesgos de devaluación que conlleva, con todo lo que significa tomando en cuenta la experiencia que dejaron las corridas cambiarias de 2018 y 2019, captaron la atención de medios y bancos internacionales.

«Están en curso de colisión», advirtió el banco BTG Pactual en un informe a sus clientes. «Están atrapados entre la espada y la pared», alertó también en un reporte la administradora BlueBay Asset Management.

«El Gobierno de Fernández enfrenta una creciente presión para devaluar el peso, mientras lucha por estabilizar la economía», describió por su parte el influyente periódico británico Financial Times en un artículo en que señala que, pese al buen acuerdo conseguido para reestructurar la deuda y aplazar y aliviar pagos, los precios de los bonos argentinos «han vuelto a bajar a niveles angustiantes».

La desconfianza del mercado se palpa en la sostenida escalada que muestra la tasa de riesgo país, que avanzó otro 1,9% en la jornada porque los bonos volvieron a operarse muy ofrecidos durante la rueda. «Los Globales dejaron caídas en torno a 60 centavos de dólar, mientras que los Bonares quedaron levemente negativos», detalló el Grupo SBS en su reporte diario de mercado. También habla de ese clima el sostenido castigo que sufren las acciones de empresas argentinas que cotizan en Wall Street (los llamados ADR).

A su vez, el dólar tampoco detiene su escalada en los mercados menos regulados, como se observa por las nuevas alzas de entre 0,9% y 1,1% que anotaron el dólar CCL (cerró a $156,27 promedio) y el MEP o «Bolsa» (a $144,95), pese al respiro que se tomó el blue al cerrar a $166, con una baja de $1 para el tipo vendedor. De este modo, las denominadas «brechas cambiarias», la distancia que separa el tipo de cambio oficial mayorista de esas cotizaciones, quedaron ahora en un rango que va del 76% (respecto al MEP) al 102% (en relación al blue).

Fuente:LA NACION

Comenta aquí