Cultura

Filbita, otra experiencia innovadora para los chicos

Desde este viernes hasta el sábado 24, escritoras, escritores, ilustradores, editoriales, chicas, chicos y adultos podrán encontrarse a través de distintas plataformas.

“Un encuentro a través de las palabras”. Así sintetiza el espíritu del Festival de Literatura Infantil Filbita, su directora Larisa Chausovsky, en el marco del décimo aniversario para el cual se celebrará una edición virtual compartida junto con el Filba (Festival Internacional de Literatura en Buenos Aires), desde este viernes hasta el sábado 24.

Durante las nueve jornadas, escritoras, escritores, ilustradores, editoriales, chicas, chicos y adultos podrán encontrarse a través de distintas plataformas (Zoom, Meet, YouTube y la web del Filba) para disfrutar de una agenda nutrida que incluirá clases magistrales, entrevistas, un ciclo de cortos con cuentos clásicos, en colaboración con Pakapaka, una edición especial del Filbita Cuenta y 16 talleres gratuitos pensados para bebés, niñas, niños y adolescentes, entre otros (ver aparte).
“Esta es una experiencia inédita”, explica Chausovsky respecto de la edición obligadamente virtual que diseñó junto con María Luján Picabea“Este año la gran temática que atraviesa todo el festival tiene que ver con los cambios y transformaciones que nos propone esta época, pero nos parecía importante que en el centro de todo siguiera estando la literatura, la cultura y la idea del encuentro a través de la palabra, algo que supera las distancias y esta imposibilidad de encontrarse físicamente”.

Uno de los fuertes del Filbita siempre ha sido la variedad de propuestas destinadas a diversos públicos, y en esta ocasión eso también tendrá continuidad. “Trabajamos con la idea de pensar en los lectores que acompañan a otros lectores. Porque todos leemos desde que nacemos cuando observamos los gestos de nuestra mamá, papá o de quien nos cuida. Ahí leemos todo un universo de significados al que llegamos y a partir del cual construimos sentidos. Por eso fueron muy importantes las propuestas que pudiéramos hacer para los más pequeños, porque en la primera infancia pasa algo que consideramos vital y que tiene que ver con lo que se construye en el vínculo entre un niño, un adulto que lee y el libro”, comenta al respecto.

La pandemia y el aislamiento social resignificaron múltiples vínculos, y el de los libros con su público, sobre todo en el ámbito de la literatura infantil y juvenil, no fue una excepción. “En estos tiempos se potenció algo que ya sucedía, y que es la posibilidad de refugiarse o de evadirse con la lectura. Eso, si bien ocurre a todas las edades, se da sobre todo en la infancia porque se produce en esa etapa un descubrimiento del mundo que los libros enriquecen”, analiza la directora quien advierte una proliferación notable de actividades literarias a las que asocia con una idea de “recuperar la palabra como posibilidad de vincularnos y trascender lo que sucede en el espacio cercano”.

En ese contexto, precisamente el Filbita fue una de las organizaciones que intervino con una original iniciativa poco después de iniciada la cuarentena: Filbita Cuentauna invitación a chicos y chicas a seleccionar un cuento, leerlo en voz alta y capturar la lectura en un audio para luego compartirlo en el sitio del Filba para su difusión. “Nuestra propuesta tenía que ver con esta posibilidad de acercarnos amorosamente a otros a través de la literatura. Queríamos que los chicos grabaran su voz porque hay una necesidad de dar lugar a la escucha y además porque la voz nos acerca a esa persona. Por otro lado, nos parecía importante pensar en ellos como lectores, y no sólo como público receptor. Eso es maravilloso”, dice Chausovsky acerca de la actividad que podrá escucharse todos los días a las 17, mientras dure el festival, a través del canal de Spotify de Filba Literatura, pero esta vez con las voces de distintas autoras y autores que participaron en ediciones anteriores y ahora “pasan a saludar” para leer sus propios cuentos.

El sueño de una próxima reunión presencial está latente, aunque la posibilidad de transmitir a la distancia tiene sus bondades. “La virtualidad posibilita, por un lado, que ahora puedan participar autores que por cuestiones de agenda no pudieron venir durante mucho tiempo. Y por el otro, que podamos llegar a gente de muchos lugares más allá de Buenos Aires”.

Todo está listo para copar las pantallas. “Hay de todo y para todos los gustos. Y nos hace ilusión poder encontrarnos con chicas y chicos en un año que ha sido particularmente duro para ellos, lejos de sus espacios propios, como la escuela, las aulas y los recreos, y de sus personas queridas, y muchas veces viviendo en espacios reducidos. En ese sentido, la literatura viene a ayudarnos a abrir la ventana”.

PARA ANOTAR EN LA AGENDA

Viernes 16:

  • Inauguración de la muestra El mapa del cuerpo que habitamos. Con la participación central de Paloma Valdivia. En YouTube Fundación Filba, a las 18.

Sábado 17:

  • Ciclo de cortos Clásicos con artistas, en colaboración con PakapakaJuancito y las habichuelas mágicas, ilustrado por Luciana Fernández. En filba.org.ar, a las 16.

Domingo 18:

  • Taller de creatividad. Emociones en transformación. A partir de 4 años. En filba.org.ar, a las 16.30.

Lunes 19:

  • Filbita Cuenta, con la participación de Horacio Cavallo, quien lee Poemas para leer en un año. En Spotify Filba Literatura, a las 17.

Martes 20:

  • Diálogo Filbita-FADU. En tres escenas. En YouTube Fundación Filba, a las 11.

Miércoles 21:

  • Taller de estampas. Rosas en la ensalada. Para toda la familia. En Zoom, a las 18.30.

Jueves 22:

  • Clase magistral. La poética de la infancia, con Yolanda Reyes. Actividad arancelada. En Zoom, a las 14.

Viernes 23:

  • Autores en prisma. Entrevista a Oliver Jeffers. En YouTube Fundación Filba, a las 19.

Sábado 24:

  • #Filbita10. En transformación. Cierre del festival y celebración del décimo aniversario con la participación de Istvansch, Adela Basch, Florencia Gattari, Luciano Saracino y Nicolás Schuff, entre otros.

*Programación completa en: https://filba.org.ar/

Fuente:Página12

Comenta aquí