Medio Ambiente

Más del 90 % de la población respira aire contaminado: La contaminación se origina principalmente en industrias, transporte y calefacción en hogares. La relación con el calentamiento global que amenaza al planeta.

Su consecuencia más grave es la mortalidad infantil: más de la mitad de las muertes de niños menores de cinco años se deben a «infecciones agudas de las vías respiratorias inferiores [a causa de] partículas inhaladas por la contaminación del aire interior producto del uso de combustibles sólidos”.

 

Por: Valeria Foglia
 

Según un informe de la Organización Panamericana de la Salud, “el 36 % de las muertes por cáncer de pulmón, el 35 % de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica, el 34 % de los accidentes cerebrovasculares y el 27 % de las cardiopatías isquémicas son atribuibles a la contaminación atmosférica».
Más del 90 % de la humanidad respira aire contaminado, dice la Organización Mundial de la Salud. Y unas siete millones de personas fallecen en forma prematura cada año solo por las consecuencias de la polución. Por esa razón este año la temática del Día Mundial del Medioambiente será la lucha contra la contaminación del aire, con China como sede global, dicen, por su incremento de energías limpias tras años de alertas rojas.Por esa razón este año la temática del Día Mundial del Medioambiente será la lucha contra la contaminación del aire, con China como sede global, dicen, por su incremento de energías limpias tras años de alertas rojas.La fecha, instituida por la ONU en 1972, escoge un tópico distinto cada año para denunciar el grave deterioro medioambiental de nuestro planeta.
En años anteriores se señaló el peligro de la contaminación por plástico, el comercio ilícito de flora y fauna, las emisiones de carbono a la atmósfera, los deshielos y los desmontes, entre otros temas.En esta ocasión, la división ONU Medio Ambiente “instará a los Gobiernos, la industria, las comunidades y los individuos en todo el mundo a unirse para explorar las soluciones a este problema global a través de las energías renovables y las tecnologías sostenibles”.
Según un informe de la Organización Panamericana de la Salud, “el 36 % de las muertes por cáncer de pulmón, el 35 % de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica, el 34 % de los accidentes cerebrovasculares y el 27 % de las cardiopatías isquémicas son atribuibles a la contaminación atmosférica». Su consecuencia más grave es la mortalidad infantil: más de la mitad de las muertes de niños menores de cinco años se deben a «infecciones agudas de las vías respiratorias inferiores [a causa de] partículas inhaladas por la contaminación del aire interior producto del uso de combustibles sólidos”.
Causas de la contaminación del aire
Decimos que el aire está contaminado cuando se encuentra invadido de partículas tóxicas como óxidos de azufre, nitrógeno, monóxido de carbono, aerosoles, hidrocarburos, halógenos y sus derivados, arsénico y sus derivados, ciertos componentes orgánicos, metales pesados y partículas minerales (asbesto y amianto).
Los Ángeles (EE. UU.) es una de las ciudades con más polución
Hay causas naturales como incendios, fuertes vientos, tormentas de polvo y erupciones volcánicas, pero la mayor fuente de contaminación es «la actividad humana», como en las industrias que queman carbón, quema de residuos a cielo abierto y desechos orgánicos en desagües, el transporte (que representa casi un cuarto de las emisiones de dióxido de carbono), la agricultura (de donde proviene el 24 % de los gases de efecto invernadero, en gran medida por el metano y el amoníaco que emite el ganado) y la quema hogareña de combustibles fósiles, madera y otros combustibles para cocinar, calentar y encender fuegos. Esta última, por cierto, afecta mucho más a los países que la ONU considera “en vías de desarrollo”.
Semanas atrás, la noticia de la intensa neblina en Ciudad de México recorrió redes sociales y portales de todo el mundo. El aire se tornó irrespirable en la capital mexicana con «una veintena de incendios activos, altas temperaturas y tiempo seco», una «tormenta perfecta junto a la contaminación habitual que ocasionaron uno de los peores fines de semana para la calidad del aire desde el 2016», como se consignó en La Izquierda Diario México. El plan de emergencia brilló por su ausencia.
La contaminación del aire en India amenaza hasta al Taj Mahal
En Buenos Aires, las escuelas porteñas de ciertas zonas se encuentran expuestas a contaminación del aire a niveles que superan los límites fijados por la OMS, según resultó de un estudio realizado por Greenpeace y el Instituto de Química Física de los Materiales, Medio Ambiente y Energía de la UBA. El origen de dicha contaminación proviene de derivados del petróleo como el gasoil. Bastante gris la «Ciudad Verde» de Larreta y el PRO.
¿Qué medidas recomiendan?
Para la Organización Panamericana de la Salud, se trata de establecer políticas e invertir en transporte público sostenible, como autobuses rápidos basados en tecnologías de emisiones más bajas, ciclovías y peatonales, transporte pesado con combustibles reducidos en azufre, que además redundarían en disminuir emisiones de carbono y el ruido en grandes ciudades. También proponen el uso de estufas a gas y electricidad para reducir la exposición a tóxicos. Otra medida que recomienda la ONU, cuya aplicación es aún más dudosa sin afectar intereses capitalistas, es «gravar la contaminación, dejar de subvencionar los combustibles fósiles y dejar de construir nuevas centrales de carbón».
La emanación de gases, metales pesados y tóxicos a la atmósfera lleva al incremento acelerado de la temperatura global, lo que puede conducir a una catástrofe si se mantienen las prioridades de ganancia y acumulación capitalista en lugar de generar energías renovables y limpias en base a una organización racional de la economía de conjunto. No hay solución al desastre climático sin cambiar el sistema.
Es lo que empiezan a sostener sectores del enorme movimiento desatado contra la emergencia climática que denuncian científicos, ambientalistas y organizaciones sociales de todo el mundo. Se trata de nuevas generaciones que salen a las calles y ensayan todo tipo de respuestas para denunciar el rol de Gobiernos y corporaciones en esta crisis ecológica que nos atraviesa, muy lejos del «capitalismo verde» que proponen sectores del establishment e incluso de la ilusión reformista de pactos mundiales entre Estados y grandes empresas contaminantes.

Fuente: http://www.laizquierdadiario.com
——–
Visitar Ahmedabad y Nueva Delhi (India), Rawalpindi (Pakistán) o Xian (China), es una muy mala idea para tu salud

Un estudio, llevado a cabo por la Universidad de Nueva York (EEUU), ha revelado que incluso una estancia corta en ciudades con altos niveles de contaminación del aire pueden provocar en los viajeros problemas respiratorios de hasta una semana. La investigación, publicada en ‘Journal of Travel Medicine’, ha analizado la tos relacionada con la contaminación y las dificultades respiratorias, y los tiempos de recuperación al regresar a casa, en adultos jóvenes sanos que viajan al extranjero. Para los autores del estudio esta investigación es oportuna dado que, según la Organización Mundial del Turismo, se espera que la cantidad de turistas que viajan a nivel internacional aumente a 1.800 millones para 2030.
«Recibimos varios informes de que los turistas se sentían enfermos cuando visitaban ciudades contaminadas, por lo que fue importante para nosotros entender lo que realmente estaba sucediendo», ha explicado el investigador principal del estudio Terry Gordon, profesor del Departamento de Medicina Ambiental de la Universidad de Nueva York.
Para llevar a cabo el estudio, los investigadores analizaron seis mediciones de la salud pulmonar y cardiaca en 34 hombres y mujeres que viajaban al extranjero durante al menos una semana desde el área metropolitana de la ciudad de Nueva York. La mayoría de ellos visitaba a familiares en ciudades con altos niveles de contaminación del aire como Ahmedabad y Nueva Delhi (India), Rawalpindi (Pakistán) o Xian (China).
Todos los participantes del estudio tenían un índice de masa corporal normal (entre 21 y 29 para los hombres y, entre 18 y 26 para las mujeres), y ninguno tenía condiciones de salud preexistentes. Además, antes de embarcarse en sus viajes, a todos se les enseñó a medir su función pulmonar y su frecuencia cardiaca diariamente utilizando espirómetros disponibles en el mercado. Luego, los investigadores compararon los datos de salud con los niveles de contaminación del aire recolectados por las agencias gubernamentales locales.
Asimismo, algunos de los destinos estudiados están muy contaminados durante ciertos mesespero tienen un aire relativamente más limpio en otras ocasiones. Otros destinos, en su mayoría europeos, como Ginebra, Londres, San Sebastián (España) o Copenhague, entre otros, tuvieron niveles consistentemente más bajos de contaminación del aire.
«Recibimos varios informes de que los turistas se sentían enfermos cuando visitaban ciudades contaminadas, por lo que fue importante para nosotros entender lo que realmente estaba sucediendo».
Los investigadores utilizaron estándares internacionales para clasificar las ciudades altamente contaminadas como aquellas que tienen más de 100 microgramos por metro cúbico de partículas (PM) o polvo de contaminación del aire. La contaminación moderada es entre 35 y 100 microgramos por metro cúbico de PM, y los niveles bajos de contaminación son algo menos que eso. El equipo de investigación observó que la ciudad de Nueva York tiene niveles relativamente bajos de contaminación del aire, en parte, han explicado, debido a las estrictas regulaciones, su ubicación en la costa y los patrones climáticos.
Estar en una ciudad contaminada puede reducir en un 20% la función pulmonar
Concretamente, el estudio encontró que estar en una ciudad contaminada reducía las medidas de la función pulmonar en un promedio del 6 por ciento y hasta en un 20 por ciento en algunas personas. Además, los participantes clasificaron sus síntomas respiratorios de uno (leve) a cinco (que requiere tratamiento), informando un puntaje promedio acumulado de síntomas de ocho.
Las personas que visitaron las ciudades altamente contaminadas reportaron hasta cinco síntomas, mientras que las que visitaron ciudades con menos contaminación tuvieron menos o ninguno. Incluso, dos pacientes buscaron atención médica por sus síntomas. Por este motivo, Gordon ha sugerido que aquellos que visitan ciudades altamente contaminadas deberían considerar usar máscaras o consultar a un médico antes de viajar si tienen dificultades respiratorias o de salud cardiaca preexistentes y, además, considerar evitar viajar durante ciertos meses.

Comenta aquí