Cultura

reapertura Tecnópolis vol II

«Esta apertura es muy distinta. Lo prioritario es el cuidado», dice a Página/12 el ministro de Cultura, Tristán Bauer, minutos antes de la reinauguración de Tecnópolis. Un show de múltiples disciplinas está por comenzar al aire libre. Lo más llamativo de la escena es la disposición del público: está separado en burbujas de pasto sintético ubicadas a dos metros de distancia, sentado en reposeras de plástico negras. Hay entre une y tres adultes por burbuja, todes con tapabocas, que es obligatorio. El espectáculo con el que este miércoles reabre el parque -con cierre a cargo de Bersuit Vergarabat– exhibe el dispositivo que mantendrá hasta el 16 de febrero. Tecnópolis no será en este lapso un lugar para recorrer. Será un lugar para asistir a eventos y participar de actividades, bajo un protocolo muy estricto.

Así es como la megamuestra de arte, ciencia y tecnología se redefine en plena pandemia, luego de haber funcionado entre julio y diciembre como parque sanitario para enfermos leves de Covid-19. Cuenta el ministro que en este predio se recuperaron 1300 pacientes. «En conversaciones con la provincia, hace un mes, vimos que ya no era necesario sostenerlo», agrega. La reapertura sucede en un momento en que aumentan casos y restricciones. «Había condiciones para hacerlo. Comenzamos en el Centro Cultural Kirchner grabando espectáculos sin público, después abriéndolo con público, respetando el aforo. Muchos teatros están funcionando. El monitoreo que hacemos es positivo. Y toda esta distribución está muy estudiada. Vamos a ir viendo cómo se desarrolla», explica el funcionario.

En el acto están presentes también la directora de Tecnópolis, María Rosenfeldt; el subsecretario de Gestión de Espacios y Proyectos Especiales, Martín Bonavetti; y varios ministros: la de Mujeres, Géneros y Diversidad, Elizabeth Gómez Alcorta; el de Ciencia, Roberto Salvarezza; Justicia y Derechos Humanos, Marcela Losardo; Transporte, Mario Meoni; y Agricultura, Ganadería y Pesca, Luis Basterra. No obstante, no hay palabras oficiales. El espectáculo, puntapié de los llamados «Atardeceres en Tecnópolis», comienza pasadas las 20 con un homenaje a Piazzolla, y cuenta con la participación del Chango Spasiuk, Darío Sztajnszrajber, Urraka, El Choque Urbano, La Arena Circo y Milo Moya, entre otres. La Bersuit ofrece un homenaje a Diego Maradona, a quien además se le dedica una muestra de fotos del archivo de la agencia Télam, montada en el ingreso al predio.

El encuentro ocurre en el espacio Arco, en la entrada principal, uno de los cuatro sectores en que quedó dividida Tecnópolis en tiempos de coronavirus. El escenario está ubicado en dirección a la General Paz. A un costado está el dinosaurio gigante característico del parque; al otro el muñeco de San Martín. En ambos laterales hay también pantallas gigantes. Jóvenes y familias -los más pequeños llegan con sus propias sillas- ingresan con reserva previa, requisito que impone la pandemia. Con claridad se evidencia que la Covid arrebató a este templo de la ciencia y el arte su masividad: a mediados de febrero había reinaugurado tras los años de abandono del macrismo y se habían acercado 500 mil personas a sus «Atardeceres». Este miércoles hay nada más que 237 personas. Por eso las autoridades apuestan a la virtualidad: la apertura se transmitió en directo por el canal de Facebook de Tecnópolis (facebook.com/tecnopolisargentina) y la plataforma Cont.ar.

Hay un fuerte contraste entre el pasado reciente y la intimidad en la recepción que instalan las burbujas. Inmersos en la rigidez del dispositivo, los espectadores aprecian el show con una actitud tranquila y silenciosa y, claro, sin comunicación ni complicidad posibles con les «extranjeres» sentados a dos metros de distancia. En la previa varies toman mate. Un food truck ofrece hamburguesas, panchos, papas fritas y nachos. En cada burbuja hay plantines obsequiados por el Ministerio de Agricultura; delante del escenario también hay macetas. Miss Bolivia, Victoria Onetto y Lito Vitale están entre el público.

«Reencuentros cuidados» es el lema de la nueva etapa y el protocolo está muy presente. No solamente se toma la fiebre a les asistentes y se les solicita que se coloquen alcohol en gel en más de una oportunidad. Les jóvenes de la organización, todos con protectores faciales, solicitan la colocación del tapabocas a todes aquelles que no lo lleven puesto. Desde el escenario varias veces se escuchan y se ven las instrucciones del protocolo sanitario. El piso está señalizado con flechas celestes que indican en qué dirección caminar, aunque este es el punto más difícil de respetar: pocos las detectan.

El lunes se habilitaron las reservas en la página web (tecnopolis.gob.ar) y en tan sólo dos horas se agotaron las entradas para los espectáculos de esta semana. No obstante, esta tarde-noche se observan algunas sillas vacías. Jorgelina espera ver a la Bersuit, junto a su pareja, Raúl, y su hija, Paloma (cinco años). Para ella, este paseo implica «retomar la alegría» en tiempos tan duros. Dos trabajadoras de Recursos Humanos del parque se reconocen «felices». «Durante todos estos meses fue muy angustiante tener un espacio tan lindo que no pudiera ser compartido. Somos parte. Es nuestro segundo hogar. Padecimos cuatro años (de macrismo), la luchamos, la bancamos y necesitábamos laburar. Volver a abrir nos emociona«, expresan Mercedes y Erika. Detallan que se sumaron más empleados al staff para «contener en forma particular» a los visitantes en el marco de los protocolos.

El espectáculo inaugural es una expresión de la variedad de la propuesta que prepara el espacio para estas semanas en que estará abierto. De la música clásica de un cuarteto femenino de cuerdas y un bandoneón a la charla sobre el concepto de «deconstrucción» de Sztajnszrajber, pasando por el circo de la troupe de Hochman -acrobacias, malabares y un equilibrista circulando entre el público-, la música con objetos para toda la familia, el freestyle de Milo Moya y el chamamé de Spasiuk. Así, hasta llegar al climax que genera la Bersuit. La banda cierra con tres clásicos futboleros en homenaje a Maradona: «Toco y me voy», «La argentinidad al palo» y «El baile de la gambeta». En la segunda canción, Daniel Suárez evoca frases célebres del astro; en la última hay videos de jugadas y apariciones públicas. Antes se escucha el relato del gol del siglo por Víctor Hugo Morales. Nadie baila. A pesar del barbijo se puede adivinar que muches cantan. Varios marcan el ritmo con manos o pies.

Dividido en cuatro sectores, con una oferta para todas las edades y de distintas disciplinas, Tecnópolis abrirá de jueves a domingos, por lo menos hasta el 16 de febrero. «Queremos hacer un monitoreo permanente de la situación, ampliar o cerrar de acuerdo a las circunstancias. La pandemia nos enseñó a no hacer proyectos a largo plazo, sino a ir viendo cómo se desarrollan los acontecimientos», dice Bauer. Los lunes se publicará la agenda de propuestas de cada semana para que el público pueda acceder a la reserva de entradas.

La oferta de Tecnópolis

La megamuestra ofrecerá una nueva modalidad de encuentros artísticos con formato burbuja. Les visitantes podrán disfrutar de propuestas al aire libre con capacidad limitada en cuatro espacios del predio, que poseen todos los servicios y ofrecen actividades y eventos para las distintas edades.

Los más chicos podrán disfrutar de un recorrido guiado por la «Tierra de Dinos» para conocer a los dinosaurios que habitaron el territorio nacional hace millones de años. La propuesta incluye la participación en un taller de paleoarte y un cierre musical en la Plaza de las Banderas, donde se presentarán distintos grupos infantiles cada fin de semana. Entre ellos se encuentran La Flauta Mágica, Laberinto Masticable, Koufequin y Bigolates de Chocote.

Todos los viernes se realizarán ​proyecciones de películas nacionales con música en vivo​ en un ciclo presentado en conjunto con el Incaa y Canal Encuentro. Gauchito Gil, de Fernando del Castillo; Gilda, de Lorena Muñoz; Los años del Tiburón, de Daniel Rosenfeld; y largometrajes de Pino Solanas restaurados por el Plan Recuperar de DAC y Gotika son algunos de los primeros films que integran la programación. Los sábados, Tecnópolis y Pakapaka presentarán El show de Zamba y Nina​, propuesta audiovisual e interactiva. Los domingos se podrá disfrutar de un club de cine.

En el escenario del Arco se presentarán el Ciclo Tec Conversa con Darío Sztajnsrajber junto a invitadas e invitados, shows de stand up presentados por Diego Wainstein, encuentros de improvisación y percusiónespectáculos infantiles y conciertos de distintos géneros. El Chango Spasiuk, La Chicana, Bruno Arias, La Delio Valdez, La Bomba de Tiempo, Santiago Vázquez y El Choque Urbano son algunes de les artistas que integran la grilla.

En la zona del Galpón Joven se inaugurarán talleres a cargo de representantes de la cultura juvenil (break dance, hip hop, house, arte callejero, freestyle y otros). Además, se podrá volver a disfrutar del Skatepark, una de las pistas más grandes del país, en turnos de una hora y en compañía de DJs en vivo.

Fuente:Página 12

Comenta aquí