IgualdadSociedad

Una universidad chilena vendió su hallazgo de anticuerpos de alpaca contra el COVID-19

Científicos de todo el mundo estudian cómo el sistema inmune de los camélidos pueden ser beneficiosos en el combate contra el coronavirus, ya que producen un tipo de anticuerpos más simples y eficaces en el reconocimiento de la superficie de los virus y las bacterias.

Recientemente, la Universidad de Austral de Chile (UACH), que halló anticuerpos neutralizantes del coronavirus SARS-CoV-2 en alpacas, firmó un acuerdo de licencia comercial del descubrimiento con la empresa alemana NanoTag Biotechnologies para autorizar su venta y su distribución entre la comunidad científica. De esta manera, los anticuerpos de alpaca serán usados en investigaciones internacionales tras evidenciar eficacia contra el virus.

“Este anticuerpo ha sido finalmente licenciado a una compañía experta en la producción y comercialización de nanobodies para ponerlo a disposición de la comunidad científica y a la venta tanto en Estados Unidos, Europa y Asia”, explicó el líder de la investigación, el doctor Alejandro Rojas, según un comunicado de la UACH.

El anticuerpo W25, identificado en la alpaca Buddha en abril de 2020 por el Laboratorio de Biotecnología Médica de la UACH, ubicada en la ciudad sureña de Valdivia, “es uno de los mejores neutralizantes que existe en el mundo para diversas variantes, muy estable a la nebulización y a condiciones extremas de temperatura”, aseguró la institución.

“Hemos generado una familia de anticuerpos que son capaces de unirse de forma extraordinaria a la proteína externa del virus SARS-CoV-2 conocida como Spike”, sostuvo Rojas.

Células infectadas con SARS-CoV-2 (en verde, anticuerpo anti-nucleocapside del virus), teñidas con anticuerpo W25 anti-proteína Spike S1 SARS-CoV2 (en rojo, FluoTag-Q anti-SARS-CoV-2 Spike protein S1 SC3). El núcleo se observa en azul (tinción DAPI) (NanoTag Biotechnologies)Células infectadas con SARS-CoV-2 (en verde, anticuerpo anti-nucleocapside del virus), teñidas con anticuerpo W25 anti-proteína Spike S1 SARS-CoV2 (en rojo, FluoTag-Q anti-SARS-CoV-2 Spike protein S1 SC3). El núcleo se observa en azul (tinción DAPI) (NanoTag Biotechnologies)

Según señaló el doctor en Bioquímica, “las alpacas tienen anticuerpos que son muy simples y que nos permiten extraer la información genética para poder después producirla en nuestro laboratorio de forma sintética e ilimitada. Por lo tanto, esta tecnología ha sido empleada por nuestro laboratorio, desde un inicio, para la lucha contra virus emergentes, tanto en el lado del diagnóstico, y hoy día también en herramientas que pretendemos desarrollar en el ámbito terapéutico.

En la actualidad, estos anticuerpos han sido modificados, se pueden encontrar en todos los colores, también han sido modificados para poder vincularse con actividad enzimática y se usan, por ejemplo, para poder detectar el virus en autopsias de pacientes. Así también se pueden modificar para poder enriquecer el virus y purificarlo o detectarlo de forma más sensible”.

El especialista agradeció especialmente el apoyo de la Oficina de Transferencia y Licenciamiento (OTL) de la UACH. “La OTL nos ha acompañado durante todo el proceso, tanto de la generación de propiedad intelectual, como también con los documentos necesarios para poder generar una alianza con la empresa alemana. Esperamos que esta colaboración pueda seguir funcionando porque tenemos muchos otros anticuerpos que nos gustaría también, en algún futuro, poner a disposición de la comunidad científica alrededor del mundo”.

La licenciataria, NanoTag Biotechnologies, es una empresa alemana ubicada en la ciudad de Göttingen dedicada a la venta de reactivos e insumos, ofreciendo herramientas para la investigación innovadora de vanguardia (EFE)

La licenciataria, NanoTag Biotechnologies, es una empresa alemana ubicada en la ciudad de Göttingen dedicada a la venta de reactivos e insumos, ofreciendo herramientas para la investigación innovadora de vanguardia (EFE)

Sin embargo, aún queda mucho camino por recorrer, y es que faltan millonarios recursos para avanzar hacia pruebas clínicas que permitan el uso de esta tecnología en el tratamiento contra de pacientes con COVID-19.

La falta de financiamiento no es nueva, ya que a raíz de los primeros hallazgos los investigadores solicitaron recursos al estado chileno para continuar con sus indagaciones, pero tras reiteradas negativas se determinó vender la licencia para buscar otras alternativas.

La pandemia ya ha causado en Chile la muerte de más de 30.000 personas, considerando solo los casos confirmados por el Ministerio de Salud. La región más poblada del país, con cerca de 8 millones de habitantes y que alberga la capital, se encuentra bajo confinamiento total ante el avance del virus.

El país, cuya meta es vacunar a 15 de sus 19 millones de habitantes, ya inmunizó con dos dosis al 59% de la población al 76,6% con una. La próxima semana empezará la inoculación de los menores de 12 a 17 años con enfermedades de base.

Con información de EFE

Fuente:Infobae

Comenta aquí