Medio Ambiente

En qué consiste la «cúpula de calor» con temperaturas históricas que golpea Canadá y EEUU

La ola de calor está provocando temperaturas récord de hasta 49 grados en una zona de clima moderado por un extraño fenómeno meteorológico cuya frecuencia oscila entre los 10 y los 30 años y que ha disparado la cifra de fallecidos Famosa por su clima moderado, la costa noroeste de Estados Unidos en el Pacífico está viviendo una ola de calor récord. Las altas temperaturas han llevado a la gente de la región a las playas, a las piscinas y a los hoteles con aire acondicionado. En un zona donde no es común encontrar hogares con aire acondicionado, los ciudadanos buscan desesperadamente algo de alivio. La localidad que estableció el récord de temperaturas, al alcanzar 49,6 grados el martes, tuvo que ser evacuada.

 Esto es lo que sabemos:

Por Hallie Golden

¿Qué está pasando?
Una ola de calor se apodera de la región. Durante el fin de semana, tanto Portland como Seattle batieron sus récords de temperatura, con 44 y 40 grados centígrados respectivamente. En Seattle hubo 38 grados durante tres días consecutivos, algo inédito para una ciudad que suele estar cubierta por nubes. El estado de Washington superó su máximo histórico para el mes de junio, con al menos una parte alcanzando los 46 grados el domingo pasado.

En muchas áreas fuera de estas grandes ciudades, las temperaturas llegaron incluso más lejos, como por ejemplo en Canby, en el noroeste del estado de Oregón, que según Nick Bond, climatólogo del estado de Washington, alcanzó los 48 grados durante el fin de semana. De acuerdo con los datos del Servicio Meteorológico Nacional (SMN), en las ciudades de Spokane, Wenatchee y Pullman (las tres en Washington) se batió el récord anterior de temperaturas nocturnas.
En algunas zonas la calidad del aire también se ha convertido en un tema de preocupación. El lunes, la agencia de aire limpio de Puget Sound publicó en Twitter que, debido al calor extremo, la calidad del aire en la zona de la Cordillera de las Cascadas se había vuelto «insalubre».
En la mayor parte del oeste de Canadá también regía una alerta por calor. El país alcanzó el domingo su temperatura más alta desde que hay registros, con el pueblo de Lytton llegando a los 46,1 grados.

¿Por qué está ocurriendo esto?
Según Richard Bann, meteorólogo del Centro de Predicción Meteorológica del SMN, la ola de calor ha sido provocada por dos sistemas de altas presiones: uno de las Islas Aleutianas (Alaska) y otro de la Bahía de James y la Bahía de Hudson (Canadá). «El noroeste del Pacífico quedó atrapado en una región en la que una serie de efectos de retroalimentación ha llevado a estas temperaturas muy cálidas; o mejor dicho, muy calurosas; con muy poca nubosidad y temperaturas muy altas por la noche», dice. Este tipo de fenómeno meteorológico de calor extremo se ve exacerbado por el calentamiento global.
La ola de altas temperaturas está siendo descrita como una «cúpula de calor» porque no se limita a una capa delgada de calor, sino que es un tipo de calor que se extiende en lo alto de la atmósfera y puede afectar a los patrones de presión y de viento. Según Nick Bond, «eso es especialmente importante en el evento actual del noroeste del Pacífico porque básicamente ha servido para cerrar el flujo de aire marino frío desde el Pacífico hacia el continente».
La ola de calor ya ha causado la muerte de al menos 500 personas en Canadá

                 En Portland (Oregón) establecieron centros donde la gente puede acudir a refrescarse.


La ola de calor que se inició hace una semana en Canadá ya ha provocado la muerte de al menos unas 500 personas, además de decenas de incendios forestales e inundaciones en el oeste del país, y es una consecuencia directa de la crisis climática, según advierten los especialistas.
Lisa Lapointe, la directora forense de la provincia de Columbia Británica, la región más golpeada por la «cúpula de calor» que empezó a afectar el pasado 25 de junio a la costa del Pacífico de Canadá, señaló en la noche del viernes que el número de muertes súbitas registradas en la última semana se eleva ya a 719.
Lapointe explicó que esta cifra es tres veces más alta de lo que es normal para ese periodo, por lo que casi 500 muertes son consecuencia de la ola de calor que disparó los termómetros en la provincia a cifras nunca antes vistas, como los 49,6 ºC en el interior de Columbia Británica.
«Estamos dando a conocer esta información porque se considera probable que las condiciones meteorológicas extremas que Columbia Británica ha experimentado durante la pasada semana han sido un factor significante que ha contribuido al aumento del número de las muertes», explicó Lapointe en un comunicado.
Pero la directora forense de la provincia añadió que la cifra seguirá aumentando en los próximos días a medida que se actualice la información, ya que muchas de las personas que han muerto son individuos de avanzada edad que vivían solos en hogares sin aire acondicionado o que no estaban preparados para elevadas temperaturas.
De tres a quinientas muertes en cinco años
Para entender lo inusual y extremo de las condiciones meteorológicas vividas en la costa del Pacífico canadiense durante la última semana, Lapointe señaló que en los últimos cinco años sólo se habían producido tres muertes relacionadas con el calor en la provincia.
La «cúpula de calor», como se conoce el fenómeno meteorológico consiste en una montaña de aire caliente que «se ha quedado atascada» en las capas altas de la atmósfera y no sólo ha provocado centenares de muertes sino también incendios y el desbordamiento de ríos.
Los datos de este sábado del Servicio de Incendios Forestales de Columbia Británica señalan que en la última semana se han producido 245 incendios y que, en la actualidad, 176 están activos, de los que 76 se iniciaron en los últimos dos días.
Casi el 70% de los incendios han sido causados por relámpagos que han encontrado las perfectas condiciones de sequedad para iniciar fuegos forestales. En 15 horas entre el miércoles y jueves, se detectaron 113.000 relámpagos en Columbia Británica.
Uno de esos incendios es el que ha consumido en los últimos días la totalidad de la pequeña localidad de Lytton, en el interior de Columbia Británica. Lytton fue portada el pasado martes en medios de comunicación de todo el mundo cuando los termómetros en la localidad alcanzaron los 49,6 ºC, el nuevo récord histórico de temperatura de Canadá.
Tras tres días consecutivos de temperaturas entre los 45 y los 49 ºC, un incendio forestal consumió en minutos el 90 % de la población. Se teme que las llamas también causaron al menos dos víctimas mortales en la localidad, que tenía unos 250 habitantes.
Hoy, la «cúpula de calor» se encuentra en el interior de Canadá, en zonas septentrionales de las provincias de Manitoba y Ontario, que este sábado están bajo alertas de calor extremo.
Durante los últimos días, el mensaje de los expertos ha sido claro: esto es sólo el principio.
«El calentamiento global, tenemos prueba de que es real. Desgraciadamente, ya lo estamos viviendo, no es el futuro. Está aquí, así que espero que la gente dedique tiempo a prepararse, ya que es probable que veamos esto más a menudo», explicó Natalie Hasell, meteoróloga del Ministerio de Medio Ambiente y Cambio Climático de Canadá, a la cadena de televisión local CTV.
El pasado 2 de junio, poco antes del inicio de la ola de calor, el Instituto Canadiense para Opciones Climáticas, una organización independiente financiada por el Gobierno, emitió un profético estudio titulado Los costes de salud del cambio climático.
El informe señaló que «el cambio climático no es sólo una amenaza medioambiental y económica, también es una amenaza a la salud pública».
«El cambio climático -agregó el documento- empeorará las desigualdades sanitarias existentes y aumentará los costes para el sistema sanitario de Canadá y para la economía, a menos que los gobiernos trabajen unidos para invertir en preparación y prevención».

Fuente:Blog del Proyecto Lemu

Comentarios (14)

Comenta aquí