Política

En Juntos por el Cambio ya se largó la carrera de los candidatos a presidente

Las candidaturas a presidente florecen como hongos en Juntos por el Cambio. En el acto en Ferro del jueves pasado, el radicalismo dejó en claro que buscará tener un candidato propio para las elecciones de 2023 y baraja tres opciones. La que se presentó –sin decirlo– en ese encuentro es la de Facundo Manes. Otros dos correligionarios que ya dijeron que pueden intentar ir por la Presidencia son el gobernador de Jujuy, Gerardo Morales, y el titular de la UCR nacional, Alfredo Cornejo. A esto se le pueden sumar algunas candidaturas desde el PRO: Patricia Bullrich no disimula sus ganas de presentarse y Mauricio Macri no descarta ir por un «segundo tiempo». La convocatoria escasa que tuvo en Dolores no terminó de pinchar ese proyecto. Sí le generó varias críticas internas por «hacer lo mismo que el kirchnerismo». Y, por supuesto, está el proyecto del jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, que puede que tenga que competir con uno o varios adversarios internos.

La última semana de Macri transcurrió entre el show de su presentación en Dolores (donde encontró un mecanismo para no declarar y culpar al juez por ello) y una convocatoria algo escasa a apoyarlo. «Todas las personas de bien apoyan a Macri», sorprendió Patricia Bullrich. Si se la tomara literalmente, no pasaban de media cuadra de manifestantes las «personas de bien» que habitan la Argentina. “Creen que con mi procesamiento van a dar vuelta la elección», sostuvo Macri, quien sigue sin dedicar una palabra a los familiares de las víctimas del ARA San Juan y hace todo tipo de lecturas electorales.

Los resultados electorales están en el centro de las especulaciones del entorno de Macri. Desde la misma noche de las PASO, el ex presidente intentó atribuirse la victoria, pese a que el resto de sus socios no le dejaron mucho lugar. En otras conversaciones partidarias, no descartó volver a presentarse para presidente. Está claro que la idea lo ronda. No está, hasta ahora, en los planes de Larreta tener que enfrentar a Macri en una interna y sus asesores calculan que no ocurrirá.

Respecto de los intentos de Bullrich de ir construyendo su propia candidatura presidencial, tampoco en el larretismo le atribuyen demasiada seriedad. Lo que no quiere decir que las intenciones no estén. Incluso hay en las redes sociales algunas cuentas troll del entorno de Macri que empezaron a presentar el binomio Macri-Bullrich como la fórmula de 2023 para el ala dura.

Adelante radicales

En el radicalismo también hay varios posibles candidatos y uno de ellos está dando señales de que dará la pelea. Fue evidente en el acto en Ferro, organizado por la UCR bonaerense, el esfuerzo por comenzar a implantar a Manes como candidato presidencial.

La derrota ante Diego Santilli en las primarias de la provincia de Buenos Aires no le hace mella: Manes argumentó al día siguiente de las PASO que sin sus votos no le hubieran ganado al oficialismo. Y que lo votó más de un millón de personas. Fueron incontables las veces en el acto que se mencionó que en 2023 tiene que haber un candidato a presidente radical. También algunos hablaron de un candidato a gobernador radical. «O gobernadora», agregó la intendenta Erica Revilla. «Y si podemos, ponemos jefe de gobierno y radicales en todas las intendencias», decían en la UCR bonaerense.

El gobernador de Jujuy, Gerardo Morales, fue el encargado de blanquear varias internas. Por caso, dijo que estaba en contra del tipo de movilización que convocó Macri a Dolores. Para los radicales, no hay diferencias con lo que fue el primer paso de Cristina Fernández de Kirchner en Comodoro Py y lo condenan en ambos casos. Morales incluso sumó cizaña hacia el PRO: «Muchos en el PRO tampoco comparten el acto de Macri, pero no lo dicen». Rápido de reflejos, Larreta dijo: «Yo trabajo con él desde el año 2002, soy de los poquitos que siempre estuvieron con Mauricio Macri». Fue por si alguien miraba en su dirección.

Pero Morales volvió a plantear eso que se dijo una y otra vez en Ferro: «El radicalismo va a llevar candidato a presidente para 2023». Está claro que para Morales, el candidato es él mismo. En la estrategia del gobernador de Jujuy, él va por la Presidencia, Manes por la gobernación bonaerense y Martín Lousteau por la Jefatura del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. No todos coinciden con su mirada.

Por empezar, el mismo Manes, que siente que está más para presidente que para gobernador. Elisa Carrió lo cruzó cuando lanzó su candidatura por ese tema: lo trató de soberbio y dijo que quería llegar a la Presidencia sin escalas. La chaqueña acusó al calor de haberle impedido ir a apoyar a Macri. ¿O estará entre las que, según Morales, piensa que no se debería haber hecho esa marcha y no lo dice?

El otro que ya anunció que quiere ser candidato a presidente es Cornejo y, desde 2020, viene jugando con Bullrich un juego a ver quién hace la declaración más dura contra el gobierno nacional. Los dos tienen la misma idea y la misma lógica de construcción: convocar a quienes son antiperonistas y antikirchneristas detrás de su candidatura. Manes desplegó otra estrategia: habló de formar un frente de «centro-popular» y convocar a socialistas y peronistas. En el acto del jueves pasado se vio que hasta en los gestos corporales al dar el discurso imitaba a Raúl Alfonsín.

Detrás de Manes, indican que el planteo es claro: no van a romper Juntos por el Cambio, pero ya no serán el furgón de cola del PRO. «Si no íbamos a una interna, ya lo colocaban a Santilli como candidato a gobernador y le ofrecían a un peronista el otro lugar en la fórmula. Ahora saben que tienen que negociar con nosotros», decían en la UCR bonaerense.

Ahora, si Manes va por la Presidencia de la Nación, ¿quién sería el candidato radical para competirle a Santilli la gobernación provincial? En el espacio que conduce Maximiliano Abad todavía no hay respuesta para eso. Pero descartan que, en última instancia, eso se puede negociar con el PRO.

Hay por otro lado suspicacias en torno a otro acto que organizaron el sábado Martín Lousteau y sectores del radicalismo porteño para celebrar los 38 años del triunfo de Raúl Alfonsín. No falta quien imagina que Larreta le prestó la infraestructura en Parque Roca. En la UCR, se preguntan si Lousteau jugará para el partido o –llegado a un acuerdo para ir por la Jefatura del Gobierno porteño– se alineará con el proyecto de Rodríguez Larreta presidente. Está claro que Enrique «Coti» Nosiglia y Emiliano Yacobitti –los dos que sostienen la candidatura de Lousteau– no fueron de la partida en el acto de Ferro y que anteayer tuvieron su propio espacio para mostrar convocatoria.

Fuente:Página12

Comenta aquí