Política

El Gobierno criticó el oportunismo de la oposición tras el asesinato del kiosquero

El asesinato durante un asalto de Roberto Sabo, un kiosquero de la localidad bonaerense de Ramos Mejía, abrió una vez más el debate en torno a la inseguridad en Argentina. Según indicaron a este diario fuentes de Casa Rosada, la oposición, a menos de una semana de las elecciones «está haciendo un aprovechamiento vil y cruel», del caso y del tema. «Pareciera que buscan sacar rédito electoral de una desgracia, pero acá no hay grieta. No intenten crearla», subrayaron desde el Gobierno en diálogo con Página12 y aclararon que «no hay que negar lo sucedido porque la inseguridad es un problema desde hace décadas. Somos conscientes de ello, por eso el tema fue, es y será una de nuestras prioridades». En contra de lo que desde la oposición quisieron instalar, acerca de que «el Gobierno libera presos», en Balcarce 50 subrayaron que «el Gobierno no suelta presos. No es competencia del Poder Ejecutivo. El acusado fue apresado a los pocos minutos del hecho por la fuerza policial y esperamos que el Poder Judicial haga lo que tiene que hacer y que actúe de forma rápida, eficaz y contundente». El ministro de Seguridad, Aníbal Fernández, desmintió con datos que hoy hayan más egresos de las cárceles que durante el gobierno de Mauricio Macri.

«Sabemos que resolver el problema de la inseguridad es una demanda y una deuda de muchísimos años. Nuestro Gobierno pone muchos recursos constantemente para combatirla a través del fondo del conurbano», expresaron en Casa de Gobierno y opinaron que «es preocupante que la oposición use el hecho para sacar rédito político». Además, en Balcarce 50 indicaron que «se intenta instalar que se trató de un asesino que quedó libre en medio de la pandemia por culpa del Gobierno, cuando en realidad se trata de una persona que anteriormente cometió otro delito, fue presa y ya había cumplido su condena».

Para desmentir la operación, el ministro de Seguridad, Aníbal Fernández, publicó en sus redes gráficos del Servicio Penitenciario Federal en el que se pueden ver los números de la cantidad de egresos de presos a través de los años: mientras que en 2020 y 2021 el número de egresos fue en total de 12.893, entre 2018 y 2019 –mientras gobernaba JxC– hubo 26.250. Según los números que maneja PBA –también publicados por Fernández– en 2020 en ese distrito hubo un total de 36.257 egresos, mientras que en 2018 se liberaron 40.035 presos y en 2019 un total de 42.061. Es decir, números mucho mayores. «Primero hay que aclarar que la liberación de presos no es competencia del Poder Ejecutivo, pero si desde la oposición quieren discutir el tema, hay que tener en claro que hubo más liberados durante el gobierno de Mauricio Macri que durante el de Alberto Fernández con pandemia incluida», explicaron cerca del titular de Seguridad.

El ministro Fernández expresó sobre el asesinato de Sabo que «es un momento muy triste y doloroso. No se puede aportar otra cosa. Venimos trabajando con la Matanza hace más de 20 días y estamos haciendo un trabajo lo más prolijo posible con los recursos humanos con los que contamos. Ante esta desgracia no se puede hacer otra cosa que solidarizarse con sus familiares y amigos». Sobre la problemática de la inseguridad, el titular de la cartera puntualizó que «sucede en todos los lugares del mundo. Estamos hablando de una vida humana truncada y no se pueden explicar muchas cosas». «En este marco uno tiene que cumplir todas las acciones para tratar de prevenir y es lo que estamos haciendo. Estamos analizando punto por punto cuál es la mejor forma de estar presentes», dijo y aseguró que «las fuerzas están» y que el lunes envió un refuerzo al distrito de 500 efectivos. También agregó que tiene la intención de reunirse con la familia.

Desde la cartera explicaron que hace unas semanas lanzaron el programa Estaciones Seguras, que consiste en la presencia de gendarmes y perfectos en los andenes de los trenes y en las inmediaciones de las estaciones, donde detectaron que se cometen más delitos. Por ahora el programa funciona en las estaciones del tren Sarmiento, Roca y también en el Metrobús de La Matanza. «Ojalá hubiéramos llegado a prevenir esta situación. No es un tema de la Policía Federal, lo estamos haciendo con la Gendarmería. La Matanza tiene un millón y medio de habitantes, pretender estar en cada cuadra es impensado, estamos buscando la mejor manera de optimizar recursos», puntualizó el ministro. Desde su entorno agregaron que «hay que seguir trabajado en conjunto entre PBA y Nación para solucionar el problema».

El ministro de Seguridad de PBA, Sergio Berni, realizó declaraciones polémicas vinculadas a la pena de muerte: «a mí no me asusta la pena de muerte, lo único que me hace ruido es correr el riesgo de aplicarla a alguien inocente”, dijo e indicó que «no le tengo miedo a discutir el tema». Desde la cartera nacional marcaron la diferencia y dijeron que las declaraciones corren por cuenta de Berni. «Ninguno de nosotros está de acuerdo con la pena de muerte», aclararon y especificaron que Aníbal Fernández «nunca se manifestó en ese sentido ni lo hará». «No es la postura del Gobierno ni mucho menos», subrayaron.

Juntos decidió suspender el cierre de campaña en el conurbano en una maniobra que profundiza el gesto de utilizar políticamente la situación. También corrió el rumor de que el oficialismo podría hacer lo mismo y suspender el acto del jueves en Merlo. Sin embargo, desde Casa Rosada expresaron que «por ahora el acto sigue en pie», aunque aclararon que estará centrado en PBA y no contará con presencia de gobernadores.

Fuente:Página12

Comenta aquí