Política

«Su prioridad no es la Argentina»

Es sabido que a Horacio Rodríguez Larreta le gusta jugar con sus propias reglas, y no sucedió algo distinto cuando faltó al encuentro de gobernadores con el presidente Alberto Fernández y el ministro de Economía, Martín Guzmán, en el que se conversó sobre la negociación con el Fondo Monetario Internacional (FMI). Por esto se ganó las críticas del gobierno, donde consideran que el jefe de Gobierno porteño “privilegia la interna antes que los intereses de los argentinos”. Por su parte, el ministro del Interior, Eduardo “Wado” de Pedro cuestionó a la oposición de hablar sobre transparencia cuando “se endeudaron irresponsablemente a espaldas del pueblo”. Desde Casa Rosada aclararon que “el FMI pide un ajuste que el gobierno nacional no está dispuesto a aplicar”.

En la reunión con Guzmán, el faltazo porteño fue evidente. Todas las provincias enviaron mínimamente representantes –incluidas las lideradas por radicales y miembros de Juntos por el Cambio–, a excepción de la Ciudad de Buenos Aires. «No nos llama la atención que no haya venido Rodríguez Larreta, porque él mismo le dijo al Presidente que no puede participar de estas reuniones porque tiene problemas internos dentro de su alianza», reveló la portavoz de la presidencia, Gabriela Cerruti, en la habitual rueda de prensa de los jueves.

Asimismo, Cerruti destacó la postura planteada por el gobernador de Jujuy y flamante presidente del Comité Nacional de la UCR, Gerardo Morales, que siendo parte de la oposición decidió de todas formas que su administración debía estar presente en la convocatoria nacional, con el vicegobernador Carlos Haquim en representación. “Habla de sensatez política en el sentido de hacerse cargo de que fue el Gobierno que contrajo esta deuda», indicó la vocera, y agregó que «por lo menos, hay que prestarse a una conversación».

En ese sentido, acusó al sector más duro de la oposición de vivir «su propia película», alejada de la realidad de la Argentina. Y afirmó que si Juntos por el Cambio «hoy no se presta a un diálogo» es porque Mauricio Macri «contrajo casi personalmente la decisión» de acudir al FMI y «en aquel momento no dialogó» con las diferentes fuerzas políticas ni «le interesó saber cómo se tomaba una deuda que comprometía a varias generaciones de argentinos».

En coincidencia con estas consideraciones, se expresó “Wado” de Pedro, al sostener que los funcionarios y miembros de la oposición “hablaron de transparencia y se endeudaron irresponsablemente a espaldas del Congreso y el pueblo”, para luego agregar: “Hoy nuestro Gobierno encara la renegociación de esa deuda de cara a la sociedad y a través del Congreso, como marca la Constitución”.

El ministro del Interior también enfatizó que los miembros de la oposición “venían a defender a la República, y armaron grupos de tareas entre servicios de inteligencia y sectores de la justicia para perseguir jueces, opositores, empresarios y sindicalistas”. “No se puede decirle a la sociedad una cosa en campaña y hacer todo lo contrario en el gobierno”, concluyó.

Otro miembro del gobierno que se expresó al respecto fue el diputado nacional por el Frente de Todos, Marcelo Casaretto, quien también celebró el encuentro producido en el Museo del Bicentenario entre Guzmán y los representantes de las provincias. “Creo que fue una reunión muy importante porque se plantea una negociación entre Argentina y el FMI de cara al conjunto de la sociedad”, destacó el integrante de la comisión de Presupuesto y Hacienda de la Cámara de Diputados.

“Que el ministro de Economía se junte con los gobernadores en una actividad televisada en vivo, para que todos podamos seguirla, fue un paso fundamental”, en contrapartida de lo que sucedía cuando “las negociaciones con el FMI se hacían entre cuatro paredes”, destacó Casaretto.

En la misma línea planteó que el Frente de Todos se presentó en 2019 «como una opción clara en defensa de los intereses populares» por lo que buscan «avanzar con un acuerdo, pero uno que defienda el interés nacional».

Poco después se expresó el diputado Leandro Santoro, que criticó los condicionamientos que Juntos por el Cambio está reclamando para poder sentarse con el ministro de Economía, Martín Guzmán, la próxima semana: «Muhachos la actitud es ¿En que podemos colaborar? No, ‘poneme alfombra roja, traeme café y te digo que tenés que hacer’. Este problema lo generaron uds, sean solidarios con la Argentina y dejen el show para otro momento. No hay margen para especular».

En el mismo se expresó el también diputado nacional Daniel Gollan que definió a JxC como la «opovergüenza» porque  «tomaron deuda en 2 minutos y la fugaron toda. Ajustaron y cerraron 26 mil PYMES. Incumplieron el estatuto del FMI y violaron la ley de administracion financiera. ¿Y ahora quieren poner condiciones? Ayuden a arreglar el desastre que dejaron».

Al respecto, también Gabriela Cerruti explicó los términos en los que el gobierno discute el pago de la deuda externa: «El FMI pide un ajuste que el gobierno nacional no está dispuesto a aplicar y por eso seguimos negociando”, sostuvo la portavoz presidencial. “Ese es el punto clave de la discusión que se lleva a cabo en estos momentos y esperamos que se pueda resolver rápidamente», indicó.

Fuente:Página12

Comenta aquí