Medio Ambiente

El calor extremo en los océanos «superó el punto de no retorno» en 2014

El calor extremo en los océanos del mundo superó el «punto de no retorno» en 2014 y se ha convertido en la nueva normalidad, según una investigación. Las altas temperaturas, antes poco frecuentes, cubren ahora la mitad de los mares y devastan la fauna, según un estudio.

Por Damian Carrington

Los científicos analizaron las temperaturas de la superficie del mar en los últimos 150 años, que han aumentado debido al calentamiento global. Descubrieron que las temperaturas extremas que se daban hace un siglo en tan solo un 2% de los casos se han producido al menos un 50% de las veces en todo el océano mundial desde 2014. En algunos puntos calientes, las temperaturas extremas se producen el 90% del tiempo, afectando gravemente a la vida silvestre. Más del 90% del calor atrapado por los gases de efecto invernadero es absorbido por el océano, que desempeña un papel fundamental en el mantenimiento de un clima estable.
«Al utilizar esta medida de los extremos, hemos demostrado que el cambio climático no es algo incierto y que pueda ocurrir en un futuro lejano, sino que es un hecho histórico y que ya ha ocurrido», afirma Kyle Van Houtan, del Acuario de la Bahía de Monterrey (EE.UU.), y uno de los miembros del equipo de investigación. «El cambio climático extremo está aquí, está en el océano, y el océano sustenta toda la vida en la Tierra».
Porcentaje del océano con récord de temperatura entre 1870 y 2019

Van Houtan y su colega Kisei Tanaka son ecologistas y empezaron el estudio porque querían evaluar cómo los extremos de calor estaban relacionados con la pérdida de bosques de algas en la costa de California. «La ecología nos enseña que los extremos tienen un impacto desmesurado en los ecosistemas», dijo Van Houtan. «Estamos tratando de entender los cambios dramáticos que hemos visto a lo largo de nuestras costas y en el océano, en los arrecifes de coral, las algas, los tiburones blancos, las nutrias marinas, los peces y más».
Otros científicos informaron en 2019 de que el número de olas de calor que afectaban a los océanos del planeta había aumentado considerablemente, matando franjas de vida marina como «incendios forestales que acaban con enormes áreas de bosque».
Van Houtan y Tanaka descubrieron que no existía ninguna medida de calor extremo, por lo que ampliaron su trabajo a nivel mundial. El estudio, publicado en la revista Plos Climate, examinó la temperatura mensual en cada parte del océano de un grado por otro y estableció la temperatura más alta en el período de 50 años como punto de referencia para el calor extremo.
A continuación, los científicos examinaron los registros de temperatura desde 1920 hasta 2019, el año más reciente disponible. Encontraron que en 2014, más del 50% de los registros mensuales en todo el océano habían superado el punto de referencia de calor extremo de una vez en 50 años. Los investigadores denominaron «punto de no retorno» al año en que el porcentaje superó el 50% y no volvió a caer por debajo en los años siguientes.
En 2019, la proporción del océano mundial que sufría calor extremo era del 57%. «Esperamos que esto siga subiendo», dijo Van Houtan. Pero el calor extremo fue particularmente severo en algunas partes del océano, con el Atlántico Sur habiendo pasado el punto de no retorno en 1998. «Eso fue hace 24 años, es asombroso», dijo.

La proporción del océano que experimenta calor extremo en algunos grandes ecosistemas es ahora del 80% al 90%, y los cinco más afectados incluyen las zonas de las costas del noreste de EE.UU. y Canadá, frente a Somalia e Indonesia, y en el Mar de Noruega.
«Deberían preocuparse por las tortugas, las aves marinas y las ballenas, pero incluso si no lo hacen, las dos pesquerías más lucrativas de EE.UU., la de langosta y la de vieiras, están en esos puntos exactos», dijo Van Houtan, mientras que 14 pesquerías de Alaska han sido declaradas recientemente como desastres federales.
El contenido de calor de los 2.000 metros superiores del océano marcó un nuevo récord en 2021, el sexto consecutivo. El profesor John Abraham, de la Universidad de Santo Tomás (Minnesota), uno de los responsables de la evaluación, afirmó que el contenido térmico de los océanos es el más relevante para el clima global, mientras que las temperaturas superficiales lo son para los patrones meteorológicos, así como para muchos ecosistemas.
«Los océanos son fundamentales para entender el cambio climático. Cubren alrededor del 70% de la superficie del planeta y absorben más del 90% del calor del calentamiento global», dijo Abraham. «El nuevo estudio es útil porque los investigadores analizan las temperaturas de la superficie. Constata que ha habido un gran aumento del calor extremo en la superficie del océano y que los extremos están aumentando con el tiempo».

 

Fuente:Blog del Proyecto Lemu

Comenta aquí