Cultura

«El proyecto Adam», en Netflix: saldar las deudas con el pasado

Ryan Reynolds debería armarle un altar a Deadpool. En 2016, el actor se puso en la piel del superhéroe puteador de Marvel en la película más exitosa del universo de los encapotados con calificación R en Estados Unidos (equivalente al Solo apta para mayores 16 años de la Argentina) antes de Guasón. Hasta entonces, la carrera de Reynolds se hundía en proyectos de escasa valía artística y comercial, un tobogán iniciado con aquel baldazo de agua fría que fue la pésima adaptación de Linterna verde (2011). Deadpool significó dos cosas: una cabal muestra de su verba filosa y de indudable timing cómico, a la vez que un acercamiento a las audiencias más jóvenes, las mismas que encontraron en él (personaje y persona) una figura irreverente y canchera.

Reynolds metió dos hits durante la pandemia con personajes alejados de lo superheroico aunque muy cercanos a Deadpool, en tanto su lengua veloz se mantuvo inalterable. La primera fue Free Guy: tomando el control, estrenada en salas a mediados de 2021, cuando la variante Delta del Coronavirus se expandía a pasos agigantados por el mundo, y la segunda Alerta roja, presentada como la producción más cara de Netflix, que lo reunió con dos figuras de la talla de Dwayne “The Rock” Johnson y Gal Gadot. El tercer eslabón de esa cadena se llama El Proyecto Adam y tiene todos los condimentos para convertirse en un nuevo hit de la N roja, entendiéndose hit como un adjetivo descriptivo vaciado de valoración: como con la música, hay hits buenísimos, algunos horribles y otros, la mayoría, que suenan durante meses para luego perderse en el olvido.

Hits tan disfrutables como efímeros, escritos sobre moldes probados y que difícilmente puedan salir mal. En este grupo entra El proyecto Adam, segunda colaboración de Reynolds con el director Shawn Levy (responsable de la saga Una noche en el museo y de ocho episodios de Stranger Things, de la que también es productor) luego de la mencionada Free Guy. Si allí Reynolds vivía en un mundo virtual creado por la empresa de un poderoso magnate informático, aquí le toca en suerte viajar desde el año 2050 hasta el 2022 para reencontrarse con la versión púber de sí mismo y, de paso, saldar viejas deudas con el pasado.

Leído así, podría pensarse en un drama con toques existenciales, pero, tratándose de una producción de Netflix, es sabido que hay más, mucho más: aventuras con peleas en naves espaciales, una camaradería en principio forzada –y luego motivada por la empatía y el deseo– con aroma a buddy movie, una historia romántica con Laura (Zoe Saldana) que atraviesa (en reversa) largas décadas, una villana muy villana (Catherine Keener) que parece sacada de Avengers y la inevitable subtrama con aspiraciones de emotividad centrada en los vínculos familiares quebrados. Un cóctel con ingredientes de E.T.Star Wars y Volver al futuro que en ningún momento oculta su espíritu spielbergianamente ochentoso. El Proyecto Adam, entonces, como la enésima muestra de que las películas y series contemporáneas serían muy distintas si el director de Jurassic Park se hubiera dedicado a otra cosa

Son los vínculos, justamente, los que encienden la mecha de la película. Sucede cuando el piloto de aviones Adam (Reynolds) utiliza un particular dispositivo para abrir un vórtice temporal y llegar a lo que para 2022 era su casa. Allí está él mismo, pero con 12 años (el debutante Walker Scobell) y en pleno duelo por la reciente muerte de su padre (Mark Ruffalo) en un accidente de autos. Pero quizás ese choque no haya sido tal, porque justo antes había hecho un descubrimiento que con los años abriría la puerta para los viajes en el tiempo. Tirar de ese ovillo funciona como motor de un relato hecho partes iguales de fórmulas, corazón y el carisma de Reynolds, un tipo con el que dan ganas de tomarse unas cuantas cervezas.

6 – EL PROYECTO ADAM

(The Adam Project/Estados Unidos, 2022)
Dirección: Shawn Levy
Guion: Jennifer Flackett, Mark Levin, T.S. Nowlin y Jonathan Tropper
Duración: 106 minutos
Intérpretes: Ryan Reynolds, Zoe Saldana, Catherine Keener, Jennifer Garner, Mark Ruffalo y Walker Scobell
Estreno en Netflix

Fuente:Página12

Comenta aquí