Mundo

Brasil: el tsunami Lula arrasó Río de Janeiro

Desde Río de Janeiro

En plena campaña Lula da Silva regresó a Río, estado con el que tiene una relación muy especial. Un lugar que siempre le ha dado la victoria a Lula, que siempre lo recibe con mucho cariño.

Esta vez Lula volvió a Río para cumplir con algunos compromisos políticos y retomar contactos. Tuvo reuniones con movimientos populares, con artistas, con el Partidodelos Trabajadores (PT), hizo contactos con líderes políticos en Río.

Acudió a las celebraciones del centenario del Partido Comunista brasileño, realizadas por el Partido Comunista de Brasil, en Niteroi, con un gran acto multitudinario. El partido aprovechó la coyuntura para definir formalmente su apoyo a Lula como candidato a la presidencia de la república.

Lula dijo que para recuperar la soberanía nacional, convocará a una reunión con los gobernadores de los 27 estados para reafirmar el pacto federativo de Brasil. Y, en tono provocador, dijo: “Bolsonaro, prepárate, que ya llegamos”.

Encuentro universitario

Lula también asistió a la Universidad del Estado de Río de Janeiro, donde ya había protagonizado antes un gran acto de masas. Allí se logró sortear la idea original de los organizadores, que el evento sería inaugurado por el gobernador bolsonarista de Río de Janeiro, debido a la fuerte reacción de docentes, estudiantes y servidores, contra la presencia del gobernador.

Lula acudió a este acto, entre otros, con Marcelo Freixo -con quien se había reunido previamente-, para reafirmar que es su candidato a la gobernación de Río de Janeiro, oponiéndose a posiciones que quisieran algún tipo de alianza tácita con otra fuerza.

Petrobras

Su discurso más significativo en Río de Janeiro fue el que pronunció en la reunión con el personal de Petrobras. “Se le dio una narrativa a la sociedad brasileña contra nosotros, a 213 millones de brasileños, que estaban sentados escuchando la radio y la televisión y escuchando todas las mentiras que decían contra Petrobras”.

Mientras tanto, Lula dijo, “no construimos nuestra narrativa”, lo que dijo que le molesta mucho. “La élite brasileña colonizada nunca aceptó la independencia, mucho menos la soberanía. Intentar hacer lo que hicimos, una política de fortalecimiento de las empresas nacionales y una política de inclusión social, no se puede aceptar fácilmente”.

Lo primero que hicieron los gobiernos posteriores al PT fue destruir Petrobras. La empresa no era una petrolera, estaba ligada al desarrollo nacional, como siempre lo reitera. “Petrobras tiene que convertirse en una lucha nacional”, agregó.

Sobre el nuevo presidente de Petrobras, Lula dijo que forma parte de ese selecto grupo de la élite brasileña, que no acepta que el petróleo sea nuestro. “Esta gente que no sabe gobernar”. Reiteró que un tema fundamental de la campaña electoral será la soberanía, sin la cual no habrá democracia ni posibilidad de retomar el crecimiento económico y la construcción de un proyecto nacional para Brasil.

La bandera de Chico Buarque

Para completar su viaje a Rio, lo que fué el auge de su visita: una ida a la Escuela de samba de Mangueira, donde Chico Buarque cantó «A pesar de voce» y desplegó una bandera de Lula con Lula presente. La campana electoral de Lula, que sigue con su visita a Salvador en Bahía, la capital mas lulista de Brasil y a Pernambuco, donde Lula tiene 72 por ciento de apoyo ya en primera vuelta. La campana se asemeja cada vez mas a un tsunami lulista.

Fuente:Página12

Comentarios (26)

Comenta aquí